Cultura

Rosario Toledo y Ana Salazar cuentan su vida con flamenco y jazz

  • 'Pasos para dos' es el reencuentro artístico de dos jóvenes cantaoras y bailaoras y, sobre todo, de dos grandes amigas

Hace 15 años, unas jovencísimas Rosario Toledo y Ana Salazar subían por primera vez juntas a un escenario para bailar la seguiriya Tu marina soledad. Desde entonces, ambas han evolucionado como artistas sin abandonar esta amistad. Una amistad que esta noche se reflejará en el estreno de su primer espectáculo en conjunto, en el que las dos vuelven invadir el escenario para bailar, en honor a sus inicios, la tradicional pieza que las unió artísticamente.

Pero Pasos para dos es mucho más que un viejo tema o una anécdota reelaborada. Es todo un espectáculo montado en torno a dos mujeres que han seguido caminos distintos y que ahora vuelven a unirse. "Pasos para dos es el resultado de muchos años de convivencia personal y profesional. Somos dos personas que se quieren y se admiran mucho", comenta Ana Salazar, que bailará y cantará algunos de los temas. "En este espectáculo no dividimos nuestra energía", continúa Rosario Toledo, "sino que la sumamos y multiplicamos".

El director musical, Guillermo McGill, trazó para ellas una serie de temas para que representaran la relación de las chicas a lo largo de su vida, mezclando aires de flamenco y jazz, guitarra flamenca y eléctrica, batería, bajo y percusión. Después, el director coreográfico, Juan Carlos Lérida, elaboró un complicado discurso de danza que nace de la música y enlaza con la dramaturgia, evolucionando desde "una infancia rápida e inconciente hasta la juventud y la madurez, que es el final del espectáculo", explica.

Cada pieza corresponde a un momento concreto de sus vidas, unos más flamencos que otros, siempre sobre una base de jazz. Juan Carlos Lérida ha respetado las influencias o "contaminaciones" de cada una en las coreografías, sobre todo en el caso de Ana, que ha trabajado durante mucho tiempo en el teatro. Esta mezcla heterogénea y armónica de las chicas evoluciona hasta secuencias en las que cantan y hablan entre ellas, una sorpesa en sí misma dentro del espectáculo.

El cante de David Palomar se verá interrumpido, en ocasiones, por la voz de Ana, "aunque yo no hago nada de flamenco con la voz, nunca me he dedicado a eso" y, sobre todo, por la colaboración especial de Herminia Borja, que cantará uno de los temas.

Las dos amigas están muy contentas con el resultado de su trabajo. "Ana y yo llevamos mucho tiempo deseando hacer lo que vamos hacer", comenta Rosario, "y es una gran oportunidad tener un elenco artístico como éste, que me ha aportado mucho". "La suya es una amistad tan grande que no se puede interpretar", asegura el coreógrafo del montaje.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios