casa agreda

Un banco y dos pretendientes

El Ayuntamiento se resite a perderlo, insiste en el cambio por la casa Agreda y trata de poner de su parte a sus enemigos.