Familia al instante | crítica Padres postizos

Una imagen de 'Familia al instante', con Mark Wahlberg y Rose Byrne. Una imagen de 'Familia al instante', con Mark Wahlberg y Rose Byrne.

Una imagen de 'Familia al instante', con Mark Wahlberg y Rose Byrne.

Comentarios 0

Se empeña Mark Wahlberg en reivindicarse como actor de comedia (Noche loca, Padres por desigual) cuando su cuerpo no para ensanchar y muscularse en modo cruasán para seguir haciendo aquello para lo que parece llamado, a saber, el papel de héroe blanco en situaciones límite (El único superviviente, Marea negra, Día de patriotas, Milla 22, Transformers) y paisajes apocalípticos.

Se empeña y, aunque en ocasiones suene la flauta (Ted), arrastra consigo productos blandos de usar y tirar como esta Familia al instante que se toma a broma amable y mensaje políticamente correcto el asunto de la adopción por parte de una pareja de cuarentones en plena crisis de paternidad tardía.

Ni siquiera la compañía de la especialista Rose Byrne (la vimos hace un par de semanas en Juliet, desnuda) ayuda a que la película de Sean Anders coja el tono y el vuelo adecuado para apartarse de las moralejas de solidaridad laica, multicultural y biempensante y abrazar con cierto desahogo el verdadero sentido y el ritmo de la comedia, atemperada aquí siempre a pesar de cuatro golpetazos, cuatro gags de destrucción hogareña y un puñado de leves meteduras de pata en sesiones grupales para parejas caricaturizadas.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios