Nekrotronic | Crítica Cazademonios australianos

Monica Bellucci, principal reclamo de esta comedia paródica del cine ochentero. Monica Bellucci, principal reclamo de esta comedia paródica del cine ochentero.

Monica Bellucci, principal reclamo de esta comedia paródica del cine ochentero.

Con espíritu paródico y hechuras de serie B con muchas luces de neón, decorados de cartón piedra y efectos visuales resultones, desde Australia llega esta cinta de género que homenajea el espíritu de la ciencia-ficción, el terror y la fantasía ochenteras para ponerse a cazar demonios, unos demonios 2.0 que, comandados por la maléfica villana que interpreta Monica Bellucci, se mueven ahora a su antojo por los flujos binarios de la red al acecho de nuevas presas pegadas a las pantallas, dispositivos y teléfonos móviles.

La cinta que escriben y dirigen los hermanos Roache-Turner asume así su condición de pastiche posmoderno con un ojo (algo tuerto) en aquellas comedias paródicas de Edgard Wright (Zombies party, Arma fatal), y otro en el posibilismo de exportación de un producto local que tampoco se esfuerza demasiado en ocultar sus hechuras económicas como parte de su encanto artesanal.

El resultado es un entretenimiento inocuo y algo redundante en su caza y captura de demonios, colegueo de grupo y heroicidades a su pesar en el que casi todos los guiños, chistes y gags huelen un poco a segunda mano, lo cual tal vez haga las delicias de los coleccionistas de filmes de culto pero que no alcanza para un espectador algo más exigente, incluso dentro del subgénero.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios