Tiempo de caza | Estreno en Netflix Estilizado thriller surcoreano

Una imagen del estilizado thriller coreano 'Tiempo de caza'. Una imagen del estilizado thriller coreano 'Tiempo de caza'.

Una imagen del estilizado thriller coreano 'Tiempo de caza'.

De premisa tan básica como fiel a las viejas dinámicas del género, desde la emergente cinematografía surcoreana llega a Netflix este thriller que cifra todos sus méritos a la consecución de unas atmósferas y una poderosa estilización visual que atraviesan en distintas tonalidades y ambientes el periplo de golpe, fuga y persecución de tres jóvenes amigos azotados por la crisis económica, el desarraigo y los sueños de prosperidad en una Corea apocalíptica y post-industrial.

La cinta que dirige Yoon Sung-hyun (Bleak night) y que protagoniza Woo-sik Choi, a quien reconocerán por su presencia en Parásitos, traza un camino bastante recto y despejado de los habituales malabares y trucos argumentales del cine de género surcoreano para estirar y dilatar sus escenas de acción, espera y persecución (una caza en toda regla, tal y como anuncia su título), afianzar los vínculos fraternales entre sus tres protagonistas y hacerlos pasar de pantalla a un ritmo pausado y preciso que deja disfrutar de los escenarios densos, brumosos, nocturnos y desolados que hacen de este film un ejercicio de estilo más pendiente de lo ambiental que de las motivaciones o la psicología de los personajes, incluido el implacable perseguidor, arquetipo del ronin sigiloso e invisible.

Con todo, Tiempo de caza no deja de exhibir en demasía ese gusto por la parafernalia paramilitar y cierto postureo juvenil parapetado detrás de metralletas y chalecos antibalas, enésima prueba de que, en ocasiones, ese cine coreano popular tan celebrado, hijo bastardo del blockbuster hollywoodiense y del espectáculo hiperviolento y masculinizado made in Hong Kong, suele preferir siempre los excesos pirotécnicos a quedarse corto de munición.