Aromas y sabores

Los vinos más 'in' son anaranjados (y han conseguido romper con el protocolo)

  • Sin una sola naranja en su elaboración, el color naranja de estos vinos ha conseguido romper con todas las normas protocolarias

  • Y tú, ¿quieres sumarte a la tendencia en bebidas del momento?

Vinos anaranjados de varias tonalidades Vinos anaranjados de varias tonalidades

Vinos anaranjados de varias tonalidades / G. H.

Los orange wines, que nada tienen que ver con el Vino Naranja del Condado de Huelva (dulce y que sí se aromatiza con pieles de naranja amarga), son una nueva tendencia en el sector del vino y a la vez, una técnica ancestral de conservación que nació hace más de 6000 años entre el Cáucaso y la Anatolia -principalmente en Georgia, Armenia y Turquía-. Además, los pigmentos y taninos extraídos de las pepitas y pieles, funcionan como antioxidantes. De ahí, que también esté ligado a la cultura de los vinos naturales, aunque una cosa no implica la otra.

En estos últimos tiempos que han creado ansia de aventura, los atractivos vinos naranjas se han popularizado en Estados Unidos donde parece que sus seguidores no dejan de aumentar. Las cuentas Instagram de un sinfín de celebrities e influencers ya se han sumado a esta moda. ¿La más reciente? La editora Leandra Medine, quien publicó este fin de semana varios stories en los que aparecía cenando en un restaurante de Nueva York y no con una, sino con dos copas de vino brisado, dándole así el aprobado definitivo al boom de los vinos anaranjados.

Pero… ¿Y a qué saben? Para empezar, tienen un sabor intenso, con mucha personalidad, más textura que los blancos y un final amargo. No te esperes por su bonito tono anaranjado que sepa parecido a un rosado... Según Bianka Bosker, escritora, periodista y sommelier experimentada, dicha bebida tiene un carácter muy propio: "Cautivadora, deliciosa y compleja". Pero advierte que no es precisamente una bebida para principiantes. "A algunas personas les encanta -yo soy una de ellas-, otras sostienen que son demasiado raros". Aun así, sugiere no desanimarse: "Al igual que con el vino tinto y el vino blanco, o incluso las variantes dentro de estas categorías, hay mucho que amar, no te rindas con el vino anaranjado solo por haber probado uno que no te guste".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios