cómics

El camino del conejo samurái

  • Continúan las aventuras del personaje creado por el genial Stan Sakai, y que publica Planeta Cómic

Detalle de la cubierta de 'El mural infernal'. Detalle de la cubierta de 'El mural infernal'.

Detalle de la cubierta de 'El mural infernal'.

Comentarios 0

Mi intención desde que comencé con esta sección no ha sido otra que la difusión del tebeo. Habréis podido comprobar, a lo largo de la ya larga temporada que llevo escribiéndolas, que estas reseñas no se detienen en un género o en el cómic patrio, o el protagonizado por tipos vestidos con mallas y capa. Todo lo contrario, me gustaría que, a través de estas líneas, muchos de vosotros encontréis esa lectura que no conocíais y que os puede abrir un nuevo e increíble universo dentro del noveno arte.

Pues bien, si existe un cómic que no me canso de recomendar por sus múltiples virtudes y, sobre todo, porque se trata de una perfecta puerta de entrada al medio, es el protagonizado por el conejo Usagi Yijimbo, un ronin (samurái sin amo) que deambula a lo largo y ancho del Japón feudal, protagonizando docenas de aventuras y, sobre todo, transmitiendo una filosofía y valores que lo convierten en una obra única.

Como único es su creador, el japonés pero criado en Hawai, Stan Sakai, que desde el año 1984 viene narrando la saga de este peculiar animal antropomórfico, la relación con los amigos que va encontrando a lo largo del sendero, sus amores, algún que otro secreto (como su paternidad) y, eso sí, muchos, muchos enemigos…

Injusticias cometidas por señores feudales, misteriosos crímenes, violentos ninjas cuyo ataque proviene del cielo, ladronas mañosas, encrucijadas morales, monstruos que provienen de la mitología nipona y demonios. Todo esto y mucho más es con los que se ha ido encontrando el protagonista de esta ya larga historia que ojalá no culmine en mucho tiempo.¿Y qué podemos encontrar en esta nueva entrega, la treinta y uno, que acaba de llegar a las librerías españolas bajo el título El mural infernal?

Pues varias historias cortas, algunas meramente anecdóticas, pero que dan buena cuenta del carácter de su protagonista, al que no le importa remangarse, como en el caso del primer relato, Río creciente, en el que, en plena época de tormentas y lluvia, Usagi se pone hombro con hombro, junto a los habitantes de un pueblo que puede ser engullido por la crecida de un río. Allí se enfrentarán a las fuerzas de la naturaleza más bravía y a un hecho, en principio delictivo, que vendrá a demostrar que nada es lo que parece…

El compromiso y la pasión que pone en todo lo que hace pondrán a Usagi en un gravísimo aprieto cuando tenga que rescatar a uno de los habitantes del pueblo y, de golpe y porrazo, se encuentre con un peligroso ser, un yokai, que se oculta bajo las aguas y en las cuevas cercanas y que se convierte en un oponente letal que se las hará pasar canutas al ronin.

En la siguiente historia, Kazehime, una vez que las torrenciales lluvias parecen dar una tregua, Usagi se encontrará salvándole la vida a nada más y menos que a una mujer ninja miembro del letal clan Neko. Se separaran con una promesa y sin pensar que los caminos pueden volver a reunirlos de una manera totalmente inesperada…

Y así, caminando junto a su protagonista, llegaremos al relato principal de este volumen, titulado El secreto del mural infernal, en el que, como en otras ocasiones, el eterno caminante se encuentra en medio de una torrencial lluvia y pide asilo en un templo budista, cosa que, sorprendentemente, le es negada.Y es que un ominoso suceso ha sucedido en el lugar, un horrible asesinato que conecta a la víctima con la leyenda referente a un enorme y horripilante mural, sito en el interior del templo, y que ofrece una muestra del Infierno.

¿Y cómo no? Usagi se unirá, y ayudará, a un viejo conocido, el inspector de policía Asano, un tipo que pese a su aparente tranquilidad, es un auténtico as a la hora de resolver los más intrincados misterios, como éste en particular, en el que parecen estar implicados varios de sus protagonistas…

Y cerrando el tomo, otra de esos relatos que nos deja un sabor agridulce tras su lectura, pero a la vez una enseñanza y la imagen de una filosofía muy diferente a la occidental. En él vamos a conocer de primera mano en qué consiste un ritual, el ubasute, y su relación con los otros protagonistas de esta última historia, una anciana y su hijo, que carga con su madre sobre las espaldas, trasladándola a un lejano paraje.

La mayoría de los tomos publicados en esta colección son autoconclusivos, así que podéis iniciar su lectura desde cualquier punto, y así avanzar o retroceder en el largo camino recorrido por este entrañable personaje, Usagi Yojimbo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios