Gastronomía

Pistas para el fin de semana

Freidor con "pescadilla de fondón" en el mercado de Cádiz

Dos conocidos pescaderos del Mercado Central de Cádiz, Fernando Coucheiro y Salvador Román, han montado juntos un freidor en el propio Rincón gastronómico del mercado central de abastos de Cádiz. El Freidor del Mercado está en el puesto número 1 y 2 de la Plaza de Abastos. Abrieron el 26 de febrero, en vísperas del Carnaval. La idea es ofrecer productos típicos del freidor de buena calidad, pero siempre con pescado fresco: acedías, pijotas, salmonetitos… Los congelados se limitan a especies que, como el calamar, conviene congelar para que queden más blanditas. Además, incorporan especies que no se suelen ver en los freidores, como el bacalao skrei (se sirve frito en daditos), pescadilla del fondón, gallo y atún patudo (con o sin adobo), un atún menos glamuroso que el rojo pero que da muy buenos resultados para cocinar. En la preparación, se intenta que la cosa sea lo menos espinosa posible, para que la gente lo pueda tomar andando sin problemas. También ha abierto en el mercado una arrocería al estilo valenciano. Está en los puestos 4 y 5.

Aprender a hacer pan en Puerto Real

Al Pan Pan, un obrador de pan situado en Puerto Real, impartirá los días 16 y 17 de marzo un taller de elaboración de pan artesano en horno de leña en el que presentará elaboraciones y recetas necesarias para afrontar los retos que suponen la recuperación y uso de variedades antiguas y ancestrales de trigos autóctonos, harinas frescas de distintos cereales (espeltas, centenos, khorasan..) sin aditivos en búsqueda de la salud. El curso dura 4 horas, de 10 de la mañana a 2 de la tarde. El precio es de 35 euros y las reservas se pueden hacer en el teléfono 607937792.

Ostionada en Barra Siete

Barra Siete, el establecimiento del grupo El Faro situado en el Paseo Marítimo, ha decidido emplear su mejor arma para atraer a público estos Carnavales: su gastronomía. Para ello ha organizado sus primeras jornadas con el ostión como protagonista, aunque también habrá algo de cuchareo. La iniciativa tiene lugar el sábado y el domingo, es decir, el segundo fin de semana de Carnaval. Se servirán estos moluscos al natural, en tempura con kimchi o con vinagreta (a las finas hierbas y caviar de salmón), a un precio de dos euros la tapa. Además, se podrán tomar seis ostiones con media botella de manzanilla Alegría por 15 euros. No sólo habrá erizos. También podrá degustarse Pulpo, patatas y aceite de oliva virgen con pimentón (9,50 euros), zanahorias o patatas aliñadas (2 euros) y el guiso del Carnaval, un plato de cuchareo que irá cambiando según el día, según explica José Manuel Córdoba. Las jornadas se complementan con degustación del cream Canasta de 13:00 a 15:00 horas.

El rosquistrudel de El Farito de Chiclana

El restaurante El Farito de Chiclana, situado en el centro comercial Bahía Mar, a la entrada de Novo Sancti Petri, ha creado un curioso postre de fusión en el que une en un mismo plato un dulce típico de la Cuaresma andaluza, el rosco de Semana Santa, con uno de los pasteles alemanes más famosos, el strudel. El juego que propone la cocinera Beatriz Aragón lo acaban de estrenar el pasado fin de semana para conmemorar el inicio de la Cuaresma.

A Beatriz se le ocurrió sustituir la masa que envuelve la manzana en este postre por la que se utiliza para elaborar los roscos de Semana Santa. Así prepara una masa de roscos con sus ingredientes habituales como la matalahúva o la canela. La masa la estira hasta conseguir una pasta fina que corta en dos círculos. Pone uno, lo rellena con manzana asada, ciruelas y uvas pasas y luego lo cubre con otro trozo de masa estirada, quedando una especie de berlina rellena. El conjunto lo fríen en aceite y se sirve templado con un helado. La idea del establecimiento es mantener este postre hasta que llegue la Semana Santa. La ración sale a 4 euros.

Miel de la Sierra de Cádiz a domicilio

Ramón Bejarano vive en Jerez, pero trabaja en la Sierra. Así que todos los días se montaba en el coche y hacía la ida y la vuelta, dejando atrás kilómetros, curvas y un dinero en gasolina. La oportunidad de aliviar ese gasto se lo dió José Manuel Payá, un cabrero y productor de miel de Prado del Rey. Así que comenzó a llevarse, a la vuelta, una caja con doce tarritos de miel para la venta. La cosa se fue animando: Bejarano quiso dar impulso a las ventas de esta miel cambiándole el nombre y creando un logo, y así surge la marca La Colmena de Prado. Lo más novedoso del caso es que venden la miel de puerta en puerta: atienden pedidos a domicilio, y cada día de la semana acuden a una zona de la provincia para racionalizar los desplazamientos. El sistema ideado por Bejarano llamó la atención de otro productor serrano. En 1985 Miguel Mellado había adquirido, gracias a sus ahorros de toda una vida de trabajo como emigrante en el extranjero, una finca en lo que hoy se denomina Paraje de Monforte, en Puerto Serrano. Era un olivar en decadencia, que ahora, tras años de trabajo de él y su hijo (también Miguel) produce aceite, un producto que también comercializa ahora Bejarano por el mismo sistema. Los pedidos pueden realizarse en el teléfono 676470689.

Reabre en El Puerto el bar La Otra Dorada

La Otra Dorada, el tercer establecimiento de la familia Márquez Manzano, ha reabierto sus puertas en la calle Carmen Valenzuela, tras permanecer durante dos años cerrados. El sitio tiene una amplia zona de tapeo y terraza y sirve las mismas especialidades que las otras dos “doradas” que regenta la familia, ambas en la avenida de La Bajamar. La Dorada es famosa por varios de sus platos como el choco a la plancha, el marrajo, con una rebañable salsa de ajo y perejil.

Las albóndigas en salsa de piquillos de la Venta El Frenazo

Buena obra albondiguil en salsa de piquillos la que consigue el cocinero Antonio Escalona de la Venta El Frenazo, justo a la salida hacia Los Barrios desde la autovía. Las “arredondas” no son prietas, sino más bien ligeras, de las de masa almohadillada. Llevan ternera y cochino y un suave aliño. Las albóndigas se fríen y luego se sumergen en una salsa que lleva pimientos del piquillo triturados, cebolla, un toque de vino amontillado de Jerez, caldo del puchero y un poco de nata para atemperar el poderoso sabor de los pimientos. El resultado es una salsa muy agradable que “impregna”, (qué palabra más fina), a la perfección la carne de las albóndigas. El plato no lo tienen siempre en la venta, por lo que lo mejor es llamar con antelación. Se sirve con pan cateto para lo que es el rebañazo y la tapa sale a 1,50 euros.

El pulpo a la brasa de Casa Francisco el de Siempre

Utilizan pulpo de Conil y de los de tamaño generoso, señalan los hermanos Sebastián y Juan José Sánchez Guerrero. “Tienen que pesar por lo menos cuatro kilos” para que sirvan para este plato ya que las patas tienen que ser gruesas. El plato es uno de los veteranos de la casa y ya se ofrecía en el establecimiento mucho antes de que comenzara la moda de los pulpos a la brasa. Lo cuecen primero en agua y luego, al servirlo, le dan un toque de plancha. Lo sirven ya precortado y acompañado de un puré de patatas aromatizado con pimentón y escamas de sal negra. El interior del pulpo está tierno y jugoso y luego el exterior tiene un ligero tostado. Gran aplauso. El plato sale a 20 euros y lo bautizan como “remo” por su parecido con este elemento marinero.

Los famosos montaditos de bistelitos de Rota, ahora en la calle Mina

Los montaditos de bistelitos de cerdo vuelta y vuelta del bar El Rinconcillo tienen fama en Rota. Ahora cambian de casa porque Antonio Maña y Manuela Bernal han decidido trasladar su negocio hasta la calle Mina, una de las zonas estelares del tapeo roteño. Allí, en el número 32 han abierto El Patio La Manuela, un establecimiento de unos 80 metros cuadrados, más espacioso que el anterior local y donde seguirán sirviendo sus especialidades, tanto los famosos bistelitos de cerdo, como el bacalao rebozado o los pinchitos.

Bogavante al ajillo… y sus papas fritas con huevo

En el restaurante A Mar, en la calle Latorre, en el centro de Jerez acaban de estrenar un plato bastante original. Se trata de un bogavante que, tras cortarse en rodajas fríen al ajillo, como si fueran unas gambas. De esta manera se sirve al cliente, pero el aceite en el que se ha frito el marisco, en vez de servir para los correspondientes “barquitos” de pan, se vuelve a utilizar en la cocina para freír en él unas papas y unos huevos fritos que se sirven al cliente, en un segundo vuelco del plato. Los más sibaritas le pueden poner por encima un poco de trufa rallada.

Ruta de la tapa en Jimena

Jimena de la Frontera celebra desde hoy y hasta el domingo su III Ruta de la Tapa, que llegará acompañada por actividades culturales, visitas guiadas gratuitas y premios para los participantes que rellenen la cartilla de la ruta. Participarán 15 establecimientos que han presentado la tapa para este evento culinario, con tapas que servirán -junto con la bebida- a tres euros, en horario de 12:00 a 16:00 horas y de 20:00 a 23:30. Se podrán probar especialidades como la hamburguesa de jabalí con salsa de ciruela y manzana del bar Felalo (calle Santa Ana) o el milhojas de patatas con salsa de setas del restaurante La Estación, situado junto a la estación de tren.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios