Proyecto LEIA de la RAE ¿Por qué el futuro del español es preocupante?

Foto de familia de los representantes de las 23 academias y las seis empresas tecnológicas socias del proyecto LEIA, junto a los Reyes. Foto de familia de los representantes de las 23 academias y las seis empresas tecnológicas socias del proyecto LEIA, junto a los Reyes.

Foto de familia de los representantes de las 23 academias y las seis empresas tecnológicas socias del proyecto LEIA, junto a los Reyes. / Juan Carlos Muñoz

Seguro que en las últimas horas el lector se ha comunicado con una máquina. Basta con que haya usado una aplicación de mensajería, haya puesto el GPS para desplazarse o le haya preguntado a un asistente de voz si haría más o menos frío hoy en su ciudad. Son sólo algunos ejemplos. La Inteligencia Artificial ha invadido nuestras vidas sin tiempo para apreciarlo. Ni hoy ni ayer. Carmen Morenés, directora general de la Fundación Telefónica, comenta en un monográfico de la RAE sobre Inteligencia Artificial que el uso de las máquinas ya estaba presente tres siglos atrás, en alusión a las tarjetas perforadas para tejer patrones en los antiguos telares.

La clave está en convivir con ello sin que afecte al desarrollo, en este caso, de una lengua que está viva y en expansión. Un crecimiento basado, hasta la fecha, en tres factores: la pujanza demográfica de los países hispanohablantes, la incansable actividad de las instituciones que han apostado por la enseñanza del español como lengua extranjera y la apuesta de países como China o Brasil de potenciar el español en sus sistemas educativos, según explicar el editor Arsenio Escolar en el último número de la revista de la RAE Archiletras. Si estos factores dejan de tirar del carro, como se prevé, que el español siga creciendo o no dependerá en gran medida del nuevo hábitat que la revolución digital ha impuesto: internet. Y en este panorama hay datos preocupantes. El español, siendo el segundo idioma del mundo como lengua materna y el tercero en hablantes totales, sólo es el noveno en Wikipedia, por el idioma en que están escritos los artículos en esta popular enciclopedia digital, la que se consulta hoy más en todo el planeta. El español es hoy la cuarta lengua en contenidos digitales pues, además del inglés, le supera el ruso y el alemán; y en contenidos científicos baja hasta el sexto puesto.

Estos indicadores encienden las alarmas cuando se añaden al hecho de que la Inteligencia Artificial se está desarrollando en inglés fundamentalmente. Los datos que maneja la RAE apuntan que hay en el mundo más máquinas hispanohablantes que personas que usan el español: 580 frente a 700 millones. ¿Pero qué clase de español hablan estos sistemas? La respuesta está ya sobre la mesa de trabajo de las empresas tecnológicas. Es un reto, pero la RAE confía en su gran fortaleza: su autoridad y prestigio que hacen que sus indicaciones se conviertan en preceptos. No es la primera revolución a la que plantan cara las academias, el uso del español ya se enfrentó con éxito a los efectos del telegrama en el siglo XIX.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios