Suite Albéniz | Crítica

Retratos del bisabuelo

Alfonso Alzamora (Barcelona, 1951) es un artista plástico establecido en un pequeño enclave del Ampurdán gerundense. Siempre deseó que se lo conociera por su obra y no por el hecho de ser bisnieto de Isaac Albéniz. Fue a finales del siglo pasado, cuando su padre se empeñó en crear un museo en honor del músico en su localidad natal de Camprodón, cuando se enfrentó por fin cara a cara con la figura de su ilustre antepasado.

Suite Albéniz - Alzamora Suite Albéniz - Alzamora

Suite Albéniz - Alzamora

Este libro, que toma el título de un espectáculo compartido en 2010 por la pianista Rosa Torres-Pardo, el poeta Luis García Montero y el actor José Luis Gómez en torno a la música de Albéniz, es un acercamiento personal e íntimo al autor de Iberia.

Parte Alzamora de una serie de fotos del compositor y de su entorno más próximo que ha preparado como un mosaico para el museo de Camprodón, y compone en torno a ellas un conjunto de textos que se pasean, sin orden cronológico ni sucesión lógica, de episodios de la vida de Albéniz y de la familia a sucesos actuales y reflexiones personales, sobre todo en torno al mundo de la cultura y de su propia obra plástica (incluida la escultura en homenaje a su bisabuelo y a Alicia de Larrocha erigida junto al Auditorio de Barcelona).

No hay en este libro informaciones nuevas sobre Albéniz. De hecho, Alzamora usa a menudo citas tanto de algunos trabajos clásicos sobre el músico (como el de Walter Aaron Clark, publicado también por Turner hace unos años) como de la correspondencia y los apuntes del propio compositor o notas extraídas de la prensa o de trabajos diversos vinculados con su entorno.

Muy lejos queda esta obra del elogio hagiográfico, aunque Alzamora trata con ternura y comprensión esas fantasías del músico desmentidas desde hace tiempo por los musicólogos (su viaje de niño a América como polizón, su encuentro con Liszt...) y cae a menudo en la idealización del arte y de los artistas (frente al mundo de los políticos, que representarían la oscuridad de nuestra sociedad), llegando en algunos momentos a hacer un canto, entre nostálgico y encomiástico, de la vida de bohemia e incluso del fracaso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios