Atletismo | Diamond League de Mónaco

Cheptegei supera a Bekele y logra el récord del mundo en los 5.000 metros

  • El noruego Jakob Ingebrigtsen, mejor marca de Europa en los 1.500 metros y el español Orlando Ortega se impuso en los 110 metros vallas.

Cheptegei junto a su récord Cheptegei junto a su récord

Cheptegei junto a su récord / Efe

El atleta ugandés Joshua Cheptegei batió el récord del mundo de los 5.000 metros, hasta ahora en poder del etíope Kenenisa Bekele (12:37.35), y estableció la marca con un tiempo estratosférico de 12:35.37 en la Diamond League de Mónaco.

Cheptegei bajó en casi todas las vueltas del 1:01 y en las dos últimas del minuto para batir una marca que nadie había conseguido superar desde 2004, cuando Bekele paró el cronómetro en Hengelo (Holanda).

En la misma carrera, el español Ouassim Oumaiz también firmó un gran tiempo después de conseguir su mejor marca personal tras correr en 13:13.14.

heptegei, Jakob Ingebrigtsen y Orlando, oda al atletismo en Mónaco

La primera reunión de la Diamond League 2020 disputada en Mónaco concluyó con una oda al atletismo protagonizada por el ugandés Cheptegei, que acabó con el récord del mundo de los 5.000 metros en poder de Bekele, por el noruego Jakob Ingebrigtsen, mejor marca de Europa en los 1.500 metros y por el español Orlando Ortega, que se impuso en los 110 metros vallas.

Mónaco no decepcionó. Había ganas de atletismo de calidad después de los cambios en el calendario que sufrió la Diamond League obligados por la pandemia del coronavirus. Hasta ahora, ha sido el plato más apetecible tras el regreso del atletismo después de los meses de parón con la suspensión incluida de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Aperitivos a distancia como los novedosos Impossible Games de Oslo o los Inspiration Games de Zúrich, o reuniones menores con destellos de calidad como Sollentuna (Suecia) o Turku (Finlandia), no consiguieron reunir a un elenco de atletas de tanta calidad como en Mónaco.

El premio gordo se lo llevó el ugandés Joshua Cheptegei. En una carrera que pasará a la historia, batió el récord del mundo de los 5.000 metros que estaba en poder del etíope Kenenisa Bekele (12:37.35). Estableció la marca con un tiempo estratosférico de 12:35.37 después de bajar en casi todas las vuelta de 1:01. En las dos últimas, no pasó del minuto y acabó con una marca vigente desde 2004.

En la misma carrera, el español Ouassim Oumaiz también firmó un gran tiempo después de conseguir su mejor marca personal tras correr en 13:13.14.

También compitieron más españoles. De todos, el primero en saltar a la pista fue Orlando Ortega. Con su victoria en los 110 metros vallas, comenzó la reunión. Superó a hombres de calidad contrastada como el estadounidense Grant Holloway, vigente campeón del mundo, el italiano Andrew Pozzi, líder en 2020 o el francés Wilhem Belocian.

Ortega tuvo que esperar hasta las dos últimas vallas para salir de la tercera plaza y tomar impulso hasta la primera. En los últimos metros se llevó la victoria con el mejor crono mundial del año: 13.11. Por detrás, Pozzi y Belocian no pudieron con el español, que se estrenó este año en una competición a lo grande.

Jesús Gómez tenía una papeleta complicada en los 1.500 metros con una carrera plagada de estrellas que finalizó con el registro histórico del noruego Jakob Ingebrigtsen, que rompió el récord de Europa tras fijar el cronómetro en un tiempo de 3:28.68.

El anterior registro, en poder del británico Mohamed Farah (3:28.81), tenía una duración de siete años. Acabó con él pese a quedar en la segunda posición por detrás del keniano Thimothy Cheruiyot, que logró la mejor marca mundial del año con un tiempo de 3:28.68.

Gómez, rodeado esos tiempazos, también destrozó su mejor marca personal en los 1.500 metros tras acabar en la sexta plaza de la con un tiempo de 3:33.07 con el que bajó su anterior registro en más de tres segundos.

Antes, el turno fue para Esther Guerrero en los 5.000 metros femeninos. Tras firmar la mejor marca española de los 2.000 metros hace unas semanas y su mejor registro personal en los 800 metros en una reunión en Sollentuna, apareció por Mónaco para hacer la labor de liebre en una carrera con nombres de relumbrón como la etíope Letesenbet Gidey, las kenianas Betracie Chepkoech y Hellen Obiri.

Guerrero cumplió con su misión a la perfección y completó las primeras vueltas al ritmo establecido de 1.09 para abrir el camino a la victoria de Obiri, que firmó la mejor marca mundial del año con 14:22.12. Se impuso la mujer con el mejor final, que además logró otro registro: récord de la Diamond League de Mónaco en la especialidad.

La participación española la cerraron los españoles de los 3.000 metros obstáculos. Fernando Carro, acabó en una gran cuarta posición mientras que Dani Arce fue séptimo con su mejor marca personal (8:19.40).

Otro de los atletas con muchos focos apuntando a su figura fue el sueco Armand Duplantis, que intentó superar el récord del mundo al aire libre de Sergei Bubka. Después de superar los 6.05, intentó el salto de los 6.15 sin éxito. Aún así, ganó la prueba con la mejor marca mundial del año.

Faith Kpiyegon llegó desde Kenia para completar una carrera espectacular de los 1.000 metros femeninos. Ganó y lo hizo con la segunda mejor marca mundial de todos los tiempos: 2:29.15.

En los 400 metros vallas brilló el noruego Karsten Warholm, que bajó el mejor registro mundial del año en casi dos segundos con un tiempo de 47.10 después de superar con una superioridad pasmosa a sus rivales.

Además, en los 100 metros femeninos, sorprendió la suiza Ajla del Ponte, que ganó la reunión con 11.16, una buena marca con la que superó a la estadounidense Aleia Hobbs y la marfileña Marie-Josée Ta lou, las favoritas que vieron cómo se coló en la fiesta una invitada inesperada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios