Guadalupe Porras | Árbitra "Ojalá gracias a esto se haya abierto el camino"

  • La pacense se convirtió este fin de semana en la primera mujer en ejercer de asistente arbitral en un partido de la Primera división española.

Guadalupe Porras, en su debut Guadalupe Porras, en su debut

Guadalupe Porras, en su debut / Efe

Guadalupe Porras fue una de las grandes protagonistas del estreno de LaLiga Santander 2019/20. La pacense se convirtió en la primera mujer en ejercer de asistente arbitral en un partido de la Primera división española.

El premio al cariño a la banda, al gusto que tenía a desplegarse junto a la línea cuando jugaba como extremo. Dice de sí misma que era "rápida" y "explosiva". Por ello, cuando arbitraba en Preferente, asegura en una entrevista a EFE horas después del histórico momento, decidió probar como asistente, como juez de línea, y 'se quedó'. Ahora encuentra la recompensa. Decisión acertada.

El escenario de la cita fue Son Moix. Los contendientes, el Mallorca, que regresaba a la máxima categoría, y el Eibar. El resultado final 2-1. Bajo la dirección del andaluz Mario Melero López, árbitro principal del choque, la extremeña escribió una página para la historia.

A sus 32 años se convirtió, con permiso de Marisa Villa, que obtuvo también la categoría de Primera división pero que no llegó a debutar por no superar las pruebas físicas, en pionera.

Dieciséis años después de comenzar a dedicarse al arbitraje, de pasar por todas las categorías, Guadalupe Porras alcanzó su sueño y lo hizo con nota. Ya es un ejemplo más de que la mujer se posiciona en el mundo del deporte y en el arbitraje.

"Ojalá gracias a esto se haya abierto el camino", admitió Guadalupe, quien considera que hay que seguir trabajando para conseguir los objetivos pero que todo se tiene que hacer desde la "normalidad".

-¿Cómo se siente horas después de hacer historia"

-Es algo muy bonito. Todo el mundo quiere llegar al máximo dentro de su ámbito laboral y es algo muy especial. Es una gran satisfacción después de tanto tiempo de trabajo durante años (16).

- ¿Tuvo recuerdos especiales hacia alguien en concreto?

- La verdad es que recuerdas a toda la gente que ha estado a tu lado apoyando durante todo este tiempo, familia, amigos...

-¿Cómo vivió esos momentos tan especiales previos, con nervios?

- Llegas al campo, sales... Aunque es verdad que supone algo de emoción y sientes algo especial, dentro de lo que cabe lo llevas con normalidad, es algo que sabes que va a pasar cuando asciendes de categoría. Haces lo mismo de siempre.

Hice lo mismo que un fin de semana cuando estaba en Segunda. Viajé de Badajoz a Sevilla, avión a Palma el viernes. Tuvimos la charla y preparamos el partido.

- ¿Pero era consciente de que no era un día igual?

- Es cierto que a medida que pasa el tiempo sientes mucha emoción, porque vas a conseguir alcanzar el objetivo. Calientas, llega el sorteo, que es cuando realmente dices: Ya estás en Primera. Y una vez que empieza el partido te centras en arbitrar y ya está.

-En todo caso, sabía que se trataba de un momento histórico que ha hecho que todo el mundo estuviera pendiente suyo.

- Entiendes la repercusión, porque desafortunadamente no es normal que haya una mujer. Estuvo Marisa (Villa, pero no pudo llegar a debutar por no superar las pruebas físicas).

Ojalá que gracias a esto se haya abierto el camino. Es importante que se incremente el número de árbitras, pero hay que ir poquito a poco. Desde el Comité (de Árbitros) y la Federación se está trabajando superbien para conseguirlo. Ahora hay referencias, como es mi caso, y Judit (Romano, asistente en Segunda).

Me ha tocado a mí, ser la primera en debutar, pero hay que dar normalidad a esto hasta que un día se consiga. Hay que seguir trabajando e ir poco a poco.

-¿Le dijeron algo especial sus compañeros, Mario Melero, el resto del equipo arbitral?. ¿Cómo le recibieron los equipos y los jugadores?

- La verdad es que he estado acompañada por un equipo arbitral fabuloso. Son buenos árbitros pero sobre todo buenas personas. Pero ya en Segunda siempre sentí el apoyo de todos los compañeros.

Los clubes y los equipos me recibieron muy bien. Muchos, como sabían lo que había, me daban la enhorabuena, la bienvenida a la categoría..., pero una vez empezó el partido todo fue normal. Además salió todo bien. Se controló el partido perfectamente y no hubo problemas.

-¿Qué significado tiene para usted debutar en Primera división?

- Es verdad que llegar a Primera es muy complicado porque he pasado por muchas categorías, he trabajado mucho. Puedo decir que he llegado al máximo y fácil no ha sido, pero nada en la vida es fácil en cualquier trabajo. Como me ha costado tanto yo lo valoro muchísimo.

-Y una curiosidad, ya no por qué se dedicó al arbitraje, sino ¿por qué acabó como juez de línea o asistente, como se denomina ahora?

- Cuando arbitraba en Preferente, de repente pensé por qué no probar de asistente. Lo hice y me quedé. Yo jugaba al fútbol, era extremo, muy explosiva, muy rápida, se puede decir que me gustaba la banda y el tema del fuera de juego. Estoy supercontenta de haber tomado esa decisión en su día.

- Pero esto no para aquí

- Hay que seguir trabajando igual, de la misma forma, tampoco hay que volverse locos, sino continuar de idéntica manera. Por eso, nada más llegar a casa tras horas de viaje (avión de Palma a Sevilla y luego coche desde Sevilla a Badajoz) me he ido a entrenar.

- Este trabajo es muy exigente

- Exige dedicación plena, porque también soy internacional. Son muchos partidos, muchos viajes, hay que tener la cabeza plenamente en esto. Cuando llegas te das cuenta que merece la pena todo lo pasado.

Hay mucho trabajo, no solo en lo físico, ni solo en lo psíquico, sino de estudiar también a los equipos, su estilo, cómo juegan. Tenemos una plataforma, que es una herramienta imprescindible, que nos sirve para mucho, para dirigir los partidos.

-¿Un mensaje final?

- Todo se puede conseguir.EFE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios