natación mundiales de GWANGJU

Peaty acapara todas las miradas

  • El británico protagoniza la primera jornada de natación al bajar de los 57 segundos y batir el récord mundial de los 100 braza

  • El chino Sun Yang consiguió su octavo oro en los 400 libre

El británico Aam Peaty comienza a tomar ventaja sobre sus perseguidores en la semifinal de los 100 braza. El británico Aam Peaty comienza a tomar ventaja sobre sus perseguidores en la semifinal de los 100 braza.

El británico Aam Peaty comienza a tomar ventaja sobre sus perseguidores en la semifinal de los 100 braza. / PATRICK B. KRAEMER / efe

El bracista británico Adam Peaty fue el cabeza de cartel de la primera jornada del Mundial de Gwangju (Corea del Sur) por su récord mundial en los 100 braza y ha restado protagonismo a la joven australiana Ariarne Tytmus, que derrotó a Katie Ledecky, y al chino Sun Yang, que se llevó el oro en los 400 libre.

Peaty lo dinamitó todo. El inglés, que llevaba un tiempo empeñado en sacar adelante lo que denomina Proyecto 56 para convertirse en el primer hombre en bajar de 57 segundos en la distancia, lo consiguió en las semifinales de los 100 braza. Nadó en 56,88 -22 centésimas por debajo de su anterior plusmarca, que databa del verano pasado en Glasgow- destrozando el crono. El segundo en las semifinales, el chino Yan Zibei, fue 1,79 segundos más lento (58.67) y esa marca le valió el récord asiático.

La australiana Ariarne Tytmus le arrebató el oro a Katie Ledecky en los 400 libre femeninos

Hasta que Peaty apareció en la piscina, los elogios fueron para la joven australiana Ariarne Titmus, que acabó con el reinado que Katie Ledecky tenía desde 2013 en los 400 libre y derrotó a la estadounidense en toda la regla. Si Titmus, plusmarquista mundial de la distancia en piscina corta, ya apuntaba con sus marcas que podía derrotar a Ledecky -los tiempos de ambas este año eran muy parejos-, la australiana jugó con maestría sus cartas.

Apodada Terminator, la nadadora nacida en Launceston hizo valer su demoledor final para batir a Ledecky. Titmus llegó a los 350 metros con seis décimas de desventaja, pero en el último largo, la australiana firmó un registro de 29,51, por 31,34 de la nadadora de Washington. Al final, la australiana llegó con 3.58,76, que es nuevo récord de Oceanía. Ledecky se tuvo que conformar con la plata con 3.59,97, mientras que el bronce también fue para una nadadora estadounidense: Leah Smith (4.01,29).

Donde no hubo sorpresa fue en los 400 libre masculinos. El chino Sun Yang hizo la carrera que más le convenía y nadie pudo toserle. Aguantó el tirón inicial del australiano de Jack Alan McLoughlin, pero en cuanto tomó el mando, a partir de los 150 metros, todo lo hizo fácil. Venció con un tiempo de 3.42,44, la mejor marca mundial del año, por delante del australiano Mack Horton (3.43,17) y el italiano Gabrielle Detti (3.43,23), en una repetición del podio de hace dos años en Budapest.

La jornada se cerró con las finales de los 4x100 libre hombres y mujeres. Estados Unidos se llevó el oro en la prueba masculina gracias a Caeleb Dressel, Blake Pieroni, Zach Appel y Adrian Nathan, quienes nadaron en 3.09,06 -récord de los campeonatos- para imponerse a los rusos y a los australianos.

En mujeres, la victoria fue para el cuarteto australiano conformado por Bronte Campbell, Brianna Throssell, Emma McKeon y Cate Campbell, quienes también batieron el récord del campeonato con 3.30,21. Las estadounidenses fueron plata y las canadienses se llevaron el bronce.

En la segunda jornada de la próxima madrugada de martes, entrarán en escena en las series de clasificación los nadadores españoles África Zamorano (100 espalda), Hugo González (100 espalda), Jessica Vall (100 braza) y Mireia Belmonte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios