granada cf | getafe

Adiós en el mejor momento

  • El Granada despide la temporada cuando el equipo tiene asumidos todos los conceptos de juego de Lucas Alcaraz y en franca progresión Orden y velocidad sirven para derrotar al Getafe

Las virtudes del Granada de Lucas Alcaraz quedaron ayer bien claras. Tuvo que ser en un partido falto de tensión competitiva por parte de los rojiblancos, pero sí de concentración total durante los noventa minutos. Orden táctico, sacrificio en todas las líneas y velocidad en ataque. Así ha fraguado el Granada su permanencia y así doblegó ayer al Getafe.

SIEMPRE CUMPLE

Es posible que el resto de mediocentros de la plantilla del Granada tengan más calidad o nombre a su espalda, pero lo que aún les falta es el grado de profesionalidad de Manolo Lucena. Lucas fue sensible y le alineó en el once inicial de que, con casi toda seguridad, será el último partido del gran capitán con la elástica que ha vestido desde Tercera División. El '18' rojiblanco formó en el doble pivote con el incombustible Mikel Rico y nadie notó que faltara Recio o Iriney. Es más, creció sobremanera en el segundo tiempo y acabó sustituido para la ovación de Los Cármenes. Siempre cumple.

el mejor momento

El Granada de Lucas Alcaraz acaba la temporada en su mejor momento de juego, tanto colectivo como de algunos jugadores. El equipo tiene claras las ideas del técnico y las ejecuta con brillantez: orden táctico, rapidez a la contra y efectividad. Si hubiera sido así dos o tres jornadas más el Granada podría haber aspirado a alcanzar una de esas plazas europeas vías TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo). Especial es el rendimiento de El Arabi, al que se le vio en muchas ocasiones cerca de su propia área para ayudar, o en el centro del campo para dar oxígeno a sus compañeros.

JUGONES

La afición tenía ganas de ver juntos sobre el césped a Diego Buonanotte y Yacine Brahimi. Los dos jugones, los dos cracks que enamoran a la hinchada. Ambos tuvieron una actuación desigual. Su movilidad y capacidad de asociación creaba problemas al Getafe por una banda. En la otra bastaba el entendimiento Siqueira-Nolito para crear peligro. Brahimi hizo su partido de siempre mientras el argentino se diluyó conforme el Granada cedía el balón a los visitantes. Le cuesta destacar sin balón.

DA IGUAL EL BALÓN

El dato de posesión acabó con claridad a favor del Getafe. Pero daba lo mismo. El conjunto azulón no destaca por saber qué hacer con el esférico en sus pies, a no ser que tenga espacios para correr, y ayer no los tuvo. ¿Por qué? Aparte de porque el Granada los tenía estudiados, es que la defensa no cedió ni una vez sitio, aunque Nyom o Siqueira subieran. Con la pareja de Mikel Rico-Lucena ayudando, los madrileños se desesperaban. Eso, junto a la velocidad a la contra del Granada, mató el partido.

CARRUSEL

El carrusel del cambios final, el (sobre todo eso) homenaje a Manolo Lucena, y la inoperancia del Getafe en crear peligro lo que termina de hacer diferente el análisis del partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios