Ciclismo

El cañonero Álvaro Valverde culmina el exigente ‘Everesting Challenge’ por un fin solidario

  • El exigente reto consiste en simular la subida al Everest acumulando el desnivel de la montaña más alta del mundo

  • Los fondos recaudados se destinarán a la lucha contra el cáncer

Álvaro Valverde, en pleno esfuerzo Álvaro Valverde, en pleno esfuerzo

Álvaro Valverde, en pleno esfuerzo / GH (Granada)

El pasado 26 de julio, el cañonero Álvaro Valverde Chaves se enfrentó a los 8.848 metros de la cima del pico más alto del mundo, el Everest. El reto, que surgió con el nombre de 'Everesting Challenge', consiste en realizar una salida de bicicleta y figurar una subida al Everest, para lo que hay que acumular un desnivel igual o superior al del pico que más domina la cordillera del Himalaya.

Para lograr el objetivo, hay que subir y bajar una montaña todas las veces necesarias hasta conseguir el propósito sin superar las 24 horas. Además, el recorrido tiene que ser lineal, es decir subir y bajar por la misma pendiente todo el tiempo para evitar, de este modo, cualquier alteración en el desnivel total. Por si fuera poco, tras el último ascenso no vale darse la vuelta una vez alcanzado el desnivel deseado.

Fue a partir de las cuatro de la mañana del día designado para la proeza cuando Álvaro Valverde se echó a la carretera para conseguir el 'challenge'. El cañonero, de 24 años y con un grado en magisterio, forma parte del equipo granadino León Cycling Team. Su objetivo consistió en subir 20 veces los 6,7 kilómetros y los 455 metros de desnivel que existen desde el Dornajo y el Collado de las Sabinas, una carretera que asciende hasta Sierra Nevada.

A pesar de ser un reto exigente, el protagonista comentó que sólo tuvo dudas en el momento en el que su tío, que se encontraba haciendo el reto con él, tuvo que abandonar. Sin embargo, Valverde decidió seguir hacia adelante.

El origen

La idea de afrontar el ‘Everesting Challenge’ surgió hace dos años tras el fallecimiento de su hermano. Entonces, Álvaro Valverde cuando se prometió que, de alguna forma, llegaría al "punto más cercano al cielo" pero, como que sus recursos no le permitían subir el Everest, optó por este reto para recaudar fondos para la lucha contra el cáncer en memoria a su hermano. Sólo un mes más tarde del doloroso suceso, el cañonero se compró la bicicleta y emprendió un camino de esfuerzo para conseguir su propuesta.

Así, tras 16 horas y 20 subidas en las pendientes de Sierra Nevada, Álvaro Valverde consiguió acumular los 8.967 metros de desnivel total. El protagonista pudo, de este modo, sentirse cerca de su hermano y enorgullecerse de haber culminado el reto aportando su granito de arena para la investigación en la lucha contra cáncer.

Además, transmitió un claro mensaje: "Animar a todos a que colaboren y, en medida de lo posible, contribuyan para ponerle fin a esta enfermedad que se lleva a los seres queridos". Además, Valverde dijo estar muy agradecido a todo su equipo ya que, aseguró, "sin ellos no hubiera sido posible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios