Deportes

Arranca el asalto al último 'Major'

  • Cabrera Bello, García, Jiménez y Larrazábal aspiran a cerrar la temporada con una actuación satisfactoria

Rafa Cabrera Bello, Sergio García, Miguel Ángel Jiménez y Pablo Larrazábal vuelven a codearse con la élite del golf mundial en el último grande la temporada, el Campeonato de la Asociación de Golf Profesional (PGA) de Estados Unidos, que se disputa esta semana en el campo de Whistling Straits, situado en Wisconsin.

"Vengo con las pilas cargadas y con ganas de afrontar el reto de este campo peculiar donde hay más de mil búnqueres y con muchos hoyos espectaculares", dijo acerca del recorrido al borde del lago Michigan Cabrera Bello, que se ha tomado tres semanas para recuperar fuerzas y ajustar su juego después del Abierto británico en Saint Andrews.

Los cuatro españoles repiten participación en un grande después de una actuación desigual en el Open británico. "El objetivo no es pasar el corte, para eso me quedo en mi casa. El objetivo es llegar al fin de semana y mantener la ilusión por el título", aseguró Jiménez, que no ha logrado pasar de la jornada del viernes en los tres grandes de 2015 y se enfrenta de nuevo a un recorrido largo y mullido por la lluvia, con la dificultad que ello supone.

"Lo ideal sería quedar mejor que en el British, pero al final no cambia nada, las ganas son las mismas para el primer o el último Major del año", comentó García, que sí logró colarse entre los diez primeros en Saint Andrews, lo que le permite llegar al PGA Championship ocupando el décimo puesto del ranking mundial.

Larrazábal acude a la cita menos animado, después de las dificultades con su juego durante la semana anterior en el Bridgestone Invitational. "Soy un tío que le suele pegar a la pelota regularcillo, estoy acostumbrado a fallar calles y greenes, pero tengo otras cualidades que ayudan a hacer buenos resultados cuando las cosas van regulares", explicó el barcelonés, que ha cosechado varias victorias de renombre en Europa, si bien hasta la fecha no ha logrado triunfar al otro lado del océano Atlántico.

Los pronósticos apuntan a una victoria estadounidense en Whistling Straits, un campo en el que Bubba Watson, favorito en las quinielas, se siente cómodo, mientras que Dustin Johnson espera despejar los malos recuerdos del PGA de 2010, cuando perdió la victoria por una penalización en el último hoyo después de plantar el palo en uno de los centenares de búnkeres emboscados en el recorrido de Wisconsin.

En esa ocasión, Martin Kaymer conquistó el título en un desempate con Watson, y el ganador del Abierto británico de este año, Zach Johnson, terminó empatado en el tercer puesto con Rory McIlroy.

Cinco años después, el norirlandés encabeza el ranking mundial, a cuyos primeros puestos se han incorporado los jóvenes estadounidenses Rickie Fowler y Jordan Spieth, éste último flamante ganador del Masters de Augusta y del Abierto de Estados Unidos de 2015.

Después de una actuación más que meritoria en el Abierto británico, Spieth afronta por segunda vez a la oportunidad de escribir su nombre en el selecto grupo de golfistas que consiguieron ganar tres grandes en un solo año. Para ello tendrá que conquistar primero un torneo con menos boato aunque tanta importancia como el resto de los Majors.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios