fútbol liga santander

El Barça ríe, el Dépor llora

  • Los azulgrana firman el doblete y los gallegos descienden a Segunda

El defensa del Deportivo Albentosa encima a Messi en el área para impedir que dispare. El defensa del Deportivo Albentosa encima a Messi en el área para impedir que dispare.

El defensa del Deportivo Albentosa encima a Messi en el área para impedir que dispare. / lavandeira jr. / efe

El Barcelona cantó el alirón con un triplete de Messi una semana después de haber ganado la Copa del Rey para sellar un doblete que supuso las lágrimas del Deportivo, que certificó con la derrota su descenso a Segunda División. La cara y la cruz del deporte quedaron reflejadas en el césped de Riazor. El Barcelona formó la piña para celebrar el título; el Deportivo, hizo lo propio en el centro del campo sabiéndose equipo de la categoría de plata tras haber luchado ante un Barça al que logró igualar (2-2), antes de caer de pie.

Ernesto Valverde quería ganar la Liga en Riazor y afrontar el choque con el Real Madrid con el campeonato resuelto, sin necesidad de prolongar la espera. Enfrente, el Deportivo, que tenía que ganar para no descender, le hizo pasillo al Barça antes del encuentro por haber conquistado la Copa del Rey. Después, lo alargó en el arranque del partido.

El conjunto blanquiazul dio facilidades al azulgrana, tanto que de una pérdida local cuando intentaba elaborar uno de sus primeros ataques surgió una contra del Barcelona letal. Los dos fichajes más caros de la historia del club catalán se entendieron en el área ante la pasividad de los de Seedorf. Dembele firmó su séptima asistencia de la temporada y Coutinho la clavó con la rosca.

Marcó el Barça y llovió sobre Riazor. Habían pasado sólo siete minutos. El Deportivo necesitó más o menos el mismo tiempo para pasar de la resignación con la que encajó el golpe a levantarse. Llegó a empatar Lucas Pérez tras un saque de esquina, pero el árbitro lo anuló por fuera de juego de Schär. Ese gol anulado apagó de nuevo al Deportivo y el Barcelona rozó el segundo en una falta directa de Messi que obligó a Rubén a responder con una sensacional estirada.

El cuadro coruñés tiró de orgullo antes del descanso, pero una vez más esta temporada perdonó en el área. Guilherme, tras un taconazo de Çolak, sirvió un centro medido al área y allí apareció Schär, libre de marca, para rematar por encima de la portería de Ter Stegen. Al Deportivo no sólo se le escapó la posibilidad de empatar, sino que espoleó al Barcelona y fue castigado. Dembele lanzó otra contra mortal, el balón llegó a los pies de Luis Suárez, inédito prácticamente hasta entonces, y con el exterior se lo dejó a Messi en el segundo palo.

Lejos de dejarse caer a la lona y tirar la toalla, los de Seedorf volvieron a levantarse con una fe impropia de los que ya están a punto de irse a Segunda. Para tratar de escapar del infierno, Krohn-Dehli lanzó un pase largo que Borja Valle recogió en el área y Lucas Peérez no falló.

El Barcelona tejió otra vez tras el paso por el vestuario y el Deportivo resistió como pudo las embestidas. Seedorf dejó descolgado a Lucas Pérez para intentar cazar algún contraataque. Lo tuvo, a pase de Çolak, pero Ter Stegen, bien colocado, detuvo el esférico. Un aviso antes de que Krohn-Dehli combinase con Borja Valle, que hizo tiempo para que llegara Borges al segundo palo y desde allí el costarricense dejó en bandeja el tanto a Çolak.

Los coruñeses estaban a un gol de ganarse una vida extra y aplazar el doblete del Barcelona. Lo rozó Schär con un cabezazo que atajó Ter Stegen. El partido se rompió hasta que Valverde movió el banquillo y retomó el mando del partido con la entrada de Denis Suárez y Paulinho. El Barça, tras varios avisos, resolvió por la vía de casi siempre: la via Messi. Dos buenas asistencias de Luis Suárez le permitieron hacer dos goles para sentenciar la liga y, además, le permitieron al argentino adelantar a Salah en la lucha por la Bota de Oro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios