polideportivo

Un pacto con el diablo

Roger Federer y Rafael Nadal, en la Copa Laver disputada en la República Checa en septiembre. Roger Federer y Rafael Nadal, en la Copa Laver disputada en la República Checa en septiembre.

Roger Federer y Rafael Nadal, en la Copa Laver disputada en la República Checa en septiembre. / MARTIN DIVISEK / efe

Superar la treintena, incluso la cuarentena, ha dejado de ser un problema para los deportistas: Roger Federer, Manu Ginóbili, Valentino Rossi, Alexandra Escobar o Sandra Sánchez demuestran que es posible cumplir años en la élite sin perder competitividad.

La creciente especialización en el ámbito deportivo de profesionales de la medicina, la nutrición o la psicología, unidad al llamado entrenamiento silencioso (alimentación y descanso), es, coinciden expertos y deportistas, el principal factor que ha permitido prolongar la vida competitiva de los atletas.

Los conocimientos científicos están detrás de que Rossi dispute a los 38 años un gran premio de motociclismo 24 días después de romperse la tibia y el peroné, o que algunos de los mejores jugadores de la NBA se apunten al veganismo (no comer productos de origen animal) sin sufrir merma en su rendimiento.

Rossi, nacido en 1979, lleva 21 años en la cumbre. Suma nueve títulos mundiales, siete de ellos en MotoGP. La pasada temporada acabó quinto y estuvo en condiciones de disputar el título.

La rotura de tibia y peroné que sufrió en agosto no fue la primera. Hasta en eso el italiano va a mejor: en 2010, por la misma lesión, tardó 41 día en volver a competir.

Pero si ha habido un deporte que en 2017 ha estado en manos expertas, ese ha sido el tenis. Durante buena parte de la temporada los cinco primeros puestos de la clasificación mundial pertenecieron a jugadores con 30 años o más: Roger Federer (36), Novak Djokovic (30), Andy Murray (30), Stanislas Wawrinka (32) y Rafael Nadal (31).

El año concluye con Nadal y Federer como números uno y dos, respectivamente. El suizo, que enfila ya la cuarentena, ha vivido una de sus temporadas más brillantes, con victorias en el Abierto de Australia y en Wimbledon, además de en tres Masters 1.000.

40 años tiene Manu Ginóbili y 37 Pau Gasol. Ambos siguen ofreciendo espectáculo diario en la NBA con los San Antonio Spurs. Dos y tres años de contrato tienen aún por delante, respectivamente. Cuatro anillos atesora el argentino, por dos del español.

Para llegar en activo a su edad, otros jugadores más jóvenes como Kyrie Irving y Wilson Chandler han abrazado la causa del veganismo. Han perdido peso y, aseguran, se sienten mejor desde que no comen productos de origen animal.

"La nutrición está también sujeta a las modas", asegura Nieves Palacios, jefa de la Unidad de Medicina, Endocrinología y Nutrición del Centro de Alto Rendimiento de Madrid. "Si quieres ser vegano, tendrás que informarte de cómo cubrir los posibles déficits de vitamina B-12 o de hierro con alimentos vegetales o con complementos. Si es así, no hay problema", añade.

Palacios señala también que "en el alto rendimiento todo importa" y que una alimentación cuidada puede, sin duda, prolongar la vida deportiva y, junto con otros detalles, "marcar la diferencia entre ganar y perder".

"Si estamos hablando de deportistas de 40 años que están en la élite, es porque a los 20 ya se cuidaban. Eso está clarísimo. Pero cada vez se saben más cosas, hay más información, más datos, y a partir de ellos los deportistas se cuidan todavía más", concluye.

Lo sabe bien José Javier Hombrados, de 45 años, presidente de la Federación Madrileña de Balonmano y aún jugador plenamente en activo con el Guadalajara. Lleva 27 temporadas en la máxima categoría, tiene dos medallas olímpicas y este mes celebró un hecho insólito: su equipo quitó un punto al todopoderoso Barcelona, que llevaba 133 victorias seguidas en liga.

Por su parte, Sandra Sánchez, es a sus 36 años la número uno indiscutible de la clasificación mundial de kárate en la modalidad de kata. La longevidad de muchos deportistas de élite obedece, opina ella, a "una suma de circunstancias".

"Ha cambiado bastante la forma de entrenar. Antes se quemaba mucho la gente, se lesionaba, ahora los entrenamientos son de calidad y eso hace que se alargue la vida deportiva", indica.

En el caso de su deporte, muchos competidores de primer nivel han prolongado su vida deportiva tras conocer que el kárate debutará como deporte olímpico en los Juegos de 2020. Nadie quiere dejar pasar esa ocasión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios