Melilla-Covirán Granada | Crónica y resultado Al Covirán Granada no le basta competir para ganar fuera (71-68)

  • El conjunto de Pablo Pin cae en Melilla en un encuentro en el que tiene opciones hasta casi el final

  • Un triple del congoleño Belemene a falta de medio minuto, determinante

Carlos de Cobos en una jugada de ataque del Covirán. Carlos de Cobos en una jugada de ataque del Covirán.

Carlos de Cobos en una jugada de ataque del Covirán. / Photographerssports (Melilla)

El Covirán Granada perdió una gran oportunidad de conseguir la victoria en Melilla en un partido en el que los hombres de Pablo Pin fueron de menos a más y tuvieron serias opciones de llevarse el triunfo en una segunda parte en la que fueron mejores que su rival. Los norteafricanos decidieron en el tramo final gracias a un triple de Belemene y a su mayor acierto en los tiros libres.

El encuentro comenzó con un Melilla mas acertado en el juego interior y que, sobre todo, dominaba el rebote y disponía de segundas opciones ante un Coviran con muchos problemas para penetrar en la 'pintura' pero que se mantuvo a flote gracias al acierto exterior de Kapelan y Pardina (5-6).

Con problemas

Los locales, muy intensos en defensa, no dejaban a los granadinos sentirse cómodos en la pista, aunque no se rendían y gracias a otro triple de Kapelan se pusieron cuatro arriba (9-13, 5’40’’). Sin embargo, esa vía se agotó pronto. Melilla ajustó su defensa con una zona mixta para frenar el tiro exterior de su rival, que estuvo cuatro minutos sin ver aro. Mientras tanto, los norte africanos, sin prisa pero sin pausa, firmaban un parcial de 9-0 (18-13). Alo Marín, en el último segundo, rompió la sequía antes de terminar el cuarto: 18-15.

David Iriarte brega en la 'pintura' melillense David Iriarte brega en la 'pintura' melillense

David Iriarte brega en la 'pintura' melillense / Photographerssports (Melilla)

Las cosas no comenzaron mejor en el segundo parcial. Los locales apretaron y el Covirán tuvo muchos problemas en el juego interior, lo que aprovechó el Melilla (23-15). Esta vez fue Josep Pérez el que consiguió romper la dinámica con otro triple. No obstante, el Covirán no terminaba de entrar en el partido pese a mejorar en defensa. A seis minutos del descanso, Pin paro el partido (25-19).

Sin ver aro

Los dos equipos trataron de imponer su ley desde atrás, pero tras el tiempo muerto el Melilla ganó de nuevo la partida ante un Covirán que sólo anotaba desde la línea de tiros libres (31-23, 16’). Una solitaria canasta de Kapelan movió el casillero y Pin, que seguía sin verlo claro, pidió tiempo muerto a falta de dos minutos para el descanso (33-25).

Trató el Coviran cerrar bien la zona, pero los norteafricanos replicaron a base de triples para conseguir, con dos consecutivos, elevar su renta hasta los 14 puntos (39-25), diferencia que Kapelan recortó, también con una canasta desde más allá del 6’75, para irse al descanso con 39-28 en el luminoso.

Reacción

En el tercer cuarto Luke firmó un nuevo triple para los locales después de que el marcador estuviese hasta un minuto y medio sin moverse (42-28). A partir de ahí, el Covirán mostró su mejor cara, con las ideas mas claras, circulando mejor el balón y seleccionando mejores situaciones de tiro. Así fue entrando en el choque con un Guille Rubio muy acertado por dentro y por fuera (47-36, 25’).

Siguió creciendo el Covirán y ahora era Alejandro Alcoba, técnico loca, el que pedía tiempo muerto para intentar cortar la reacción visitante (47-40, a 26’20’’). No lo consiguió. Pardina y Kapelan asumieron la responsabilidad en ataque y el Coviran se puso a solo un punto a falta de 1’22’’ para el final del tercer cuarto (52-51). Incluso llegó a colocarse por delante tras dos tiros libres de Cobos (52-53), aunque al final Melilla entró en el último cuarto con ventaja mínima gracias también a dos tiros libres (54-53).

A cara y cruz

La igualdad marcó el inicio del acto decisivo, pero después de que Watson volviese a adelantar a los visitantes, el Melilla fue el equipo que marcó diferencias en pequeños detalles, sobre todo gracias a su acierto en los lanzamientos triples. Así, los locales volvieron a adelantarse y a falta de cuatro minutos para el final ganaban por seis puntos (65-59).

Josep Pérez intenta parar el avance de Luke. Josep Pérez intenta parar el avance de Luke.

Josep Pérez intenta parar el avance de Luke. / Photographerssports (Melilla)

El Covirán parecía haber hecho lo mas difícil y no estaba dispuesto a bajar los brazos, pero volvió a tener muchos problemas para encarar el aro contrario y sólo Guille Rubio, con un triple y un tiro libre, consiguió devolver la esperanza a los nazaríes (65-63, 37’). Pardina empató a 65 a un minuto del final, pero un triple de Belemene, decisivo, obligó a Pablo Pin a pedir tiempo muerto con 68-65 a 36 segundos de la conclusión.

De ahí al pitido final el partido fue no apto para cardíacos. Dos tiros libres colocaron a los locales con cuatro puntos de ventaja (70-66). Guille Rubio recortó la diferencias, pero el Melilla mató el encuentro con otro libre de Luke, lo que dejó al Coviran sin premio tras el tremendo esfuerzo realizado en la segunda mitad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios