Covirán Granada-Real Murcia | Crónica y resultado

El Covirán Granada se complica la vida innecesariamente ante el Murcia (73-67)

  • El equipo de Pablo Pin estuvo a punto de despreciar un encuentro que había dominado con autoridad durante 35 minutos en un final jugado con demasiados errores en su juego de ataque

Cristian Díaz intenta deshacerse de la marca de Frederik Nielsen Cristian Díaz intenta deshacerse de la marca de Frederik Nielsen

Cristian Díaz intenta deshacerse de la marca de Frederik Nielsen / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Un encuentro difícil de explicar para el que no lo vio. El Covirán Granada sumó su tercera victoria de la temporada ante el Real Murcia por 73-67 en un partido que los de Pablo Pin dominaron con claridad y casi todos los aspectos durante 35 minutos y que a punto estuvo complicarse en demasía en un final plagado de desaciertos, pérdidas y prisas innecesarias. Si en la pista delantera casi todo fue un despropósito en ese tramo del partido, en defensa al menos se pudo evitar que los visitantes hubieran dado un susto innecesario por tal como había transcurrido el encuentro hasta entonces.

El equipo granadino sustentó su triunfo en una puesta en escena excepcional. Los locales sorprendieron en todas las líneas al Murcia con un ataque equilibrado y una defensa sólida. Un parcial de 19-5 en cinco minutos fue una losa demasiado pesada para el rival, que desde entonces navegó contra corriente y que casi sin proponérselo se vio con opciones en el tramo final del choque.

Inicio avasallador

No hubo buenas noticias antes del inicio del encuentro para el Covirán, que no pudo contar con Alex Murphy. El ala-pívot causó baja a última hora debido a problemas gastrointestinales.

Thomas Bropleh, uno de los destacados del encuentro Thomas Bropleh, uno de los destacados del encuentro

Thomas Bropleh, uno de los destacados del encuentro / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Ya sobre la pista, los de Pin salieron como un tiro con la que es su principal arma hasta ahora cuando el balón pasa por el aro: el triple. Un tres de tres con valor de tres en algo menos de tres minutos obligó a Rafa Monclova a parar el encuentro (11-2).

Pero además de acierto en ataque, los rojinegros pisaron el parqué dispuestos a morder en defensa, su otra seña de identidad. Robos, anticipación, atención en el rebote y algún tapón con la firma de Fall provocaron que los locales jugaran varios minutos con la comodidad que da la efectividad.

Un contraataque finalizado por Fall apenas sobrepasado el ecuador del primer acto puso los guarismo en un claro 19-5. Cuando empezaron a fallar los triples, los de Pin buscaron más a Fall. Y los murcianos lo aprovecharon para que sus anfitriones no pusieran demasiada tierra de por medio a las primeras de cambio. Los primeros diez minutos acabaron con el Covirán diez puntos arriba: 25-15.

Los peores minutos

Los primeros compases del siguiente acto sirvieron para que el Covirán recuperara su mayor ventaja con un David Iriarte como protagonista (32-17, 22’). Pero el juego de ataque se espesó a ambos lados de la pista hasta que un parcial de 0-5 hizo que Pin parara el choque para poner orden. Pero en la vuelta a la pista su equipo no ganó fluidez, todo lo contrario que el Murcia, que se puso por debajo de los diez puntos tras dos tiros libres del veterano Álex Hernández (34-25, a 4’45’’ para el descanso).

Con unos instantes de intensidad en defensa, un par de triples y una técnica a Monclova, el Covirán volvió a coger una renta interesante (45-31) que tiró por la borda en el último minuto del primer tiempo: 45-36.

Defensas sobre los ataques

Los dos equipos volvieron a la cancha a sabiendas de que los primeros compases de la reanudación podrían marcar el sino del choque. Estuvieron tan concienciados que casi ‘desperdiciaron’ tres minutos con continuos errores.

El Murcia fue el primero en romper la dinámica (47-41), pero los rojinegros respondieron con un 5-0 que volvió a poner momentáneamente las cosas en su sitio. Con más intensidad que acierto, ambos contendientes intercambiaron canastas y errores de tal manera que la distancia en los guarismos apenas varió durante minutos.

Bamba Fall tuvo minutos espectaculares Bamba Fall tuvo minutos espectaculares

Bamba Fall tuvo minutos espectaculares / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Un triple sobre la bocina de Bropleh dio alas a los granadinos, que se pusieron 14 arriba con un tiro a media distancia de Fall (59-45). Pero en los algo más de dos minutos que restaban para la finalización del tercer cuarto, el Covirán desaprovechó todos sus ataques para estirar aún más una ventaja. Al final, todo lo contrario, porque un triple de Juan Rubio redujo la renta local: 59-48.

Tocaba medir bien los tiempos y los esfuerzos en el último cuarto para no tirar por tierra lo realizado hasta entonces. Iriarte puso la primera piedra y Fall, con dos puntos y dos tapones, hizo que el tiempo empezara a correr a favor. La presencia del pívot senegalés en la ‘pintura’ nazarí hizo que los rivales se lo pensaran más de la cuenta a la hora de acercarse al aro local.

A los tres minutos del acto definitivo todo seguía igual (63-52). El Covirán tenía el partido donde quería mientras que a los de Rafa Monclova les empezó a entrar las prisas que, normalmente, son malas compañeras. Un triple de Whelan puso a los suyos a diez (67-57) y la situación pudo ganar en una no querida emoción si los árbitros no hubiera errado en un claro campo atrás de los locales que no vieron. Monclova protestó la injusticia y le costó su segunda técnica.

Complicarse la existencia

El Covirán intentó no desaprovechar el regalo desde más allá de la línea de 6,75. Pero no hubo acierto ni cabeza para dejar correr los segundos. Los locales no supieron leer lo que requería el choque en esos momentos y se complicaron la existencia porque dejaron que los murcianos se rehicieran y recortaran hasta los seis puntos cuando quedaban tres minutos (68-62).

En plena caraja ofensiva aparecieron Bropleh, que anotó un triple desde su casa (71-62, a 1’20’’ para el final), y Fall, muy sólido atrás, para evitar que los visitantes creyeran que podían hacer algo a pesar de que se les invitó a ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios