Almansa-Covirán Granada | Crónica

El Covirán Granada se da un homenaje en su visita al Almansa (64-89)

  • El conjunto dirigido por Pablo Pin, muy acertado en el tiro exterior, vuelve a ganar fuera del Palacio un año después

Alex Murphy lanza sobre la canasta manchega. Alex Murphy lanza sobre la canasta manchega.

Alex Murphy lanza sobre la canasta manchega. / Rafa Navalón/CB Almansa (Almansa)

El Covirán Granada devolvió la moneda al Almansa. Y lo hizo con creces. La pasada temporada, los manchegos ganaron por 20 puntos de ventaja.

Ayer, fue otra historia, porque el conjunto nazarí fue una apisonadora. Más bien, una metralleta porque acribilló a sus anfitriones desde más allá de la línea de 6,75. Cuando un equipo es capaz de firmar en 40 minutos 16 triples y con un acierto de casi el 50 por ciento, poco puede hacer el rival. Así lo recogió el marcador al final del choque, un 64-89 que lava la 'afrenta' sufrida cuando no había coronavirus en el mundo hace casi un año.

Otro dato a destacar radicó en la aportación colectiva en defensa y, sobre todo, en ataque, con diez puntos o más en el casillero de anotación de media docena de rojinegros.

Pablo Pin acabó muy satisfecho con sus jugadores Pablo Pin acabó muy satisfecho con sus jugadores

Pablo Pin acabó muy satisfecho con sus jugadores / Rafa Navalón / CB Almansa (Almansa)

El cuadro dirigido por Pablo Pin fue a por el partido desde el salto inicial. En los primeros diez minutos sus jugadores ya fueron demoledores desde la línea de triples y cogieron diez puntos de ventaja sobre los que sustentaron un triunfo que, visto lo visto, fue inapelable. Después de un segundo acto igualado, tras la reanudación el Covirán fue una máquina de triturar y dejó el partido prácticamente finiquitado cuando todavía faltaban de 15 minutos para la conclusión del enfrentamiento.

Los pocos aficionados que se dieron cita en el Municipal de Almansa no tuvieron ninguna duda en reconocer que el último cuarto sobró y esto siendo benévolos .

Desde el inicio

Sólo en los primeros compases del encuentro hubo igualdad en el marcador. Los contendientes intercambiaron canastas hasta que los almanseños empezaron a ver que sus invitados veían su aro como una palangana. Seis triples firmaron hasta cinco jugadores del Covirán en los primeros diez minutos.

Además, según fue avanzando el choque los granadinos fueron ajustando mejor su defensa. A la conclusión del primer acto ya era claro que cualquier parecido con el partido de la pasada temporada era pura coincidencia: 14-24.

En el siguiente cuarto, el Almansa intentó meterse en el partido en las primeras jugadas, pero los granadinos reaccionaron rápidamente y retomaron rápidamente los diez puntos de ventaja. Sobre la decena de diferencia se mantuvo durante muchos minutos hasta que a falta de un minuto y medio para el intermedio el Almansa intentó otra vez el acercamiento tras un 2-1 de Chuso González (31-36). Fue la última intentona de los pupilos de Rubén Perelló porque la defensa nazarí ya no les dejó maniobrar hasta el descanso, mientras que en la pista delantera un par de tiros libres anotados y, como no podía ser de otra manera, un triple con la firma de Lluis Costa volvió a poner las cosas en su sitio. Al descanso la ventaja seguía en los diez puntos: 31-41.

En el tercer cuarto sólo existió el Covirán

Tras la reanudación, el Almansa anotó sus primeros tiros con valor de tres del partido. Murphy contestó con dos canastas de dos justo antes de que tres triples consecutivos –uno de Bropleh y dos de Lluis Costa– dispararon la ventaja hasta los 17 puntos (37-54, 24’).

El técnico local intentó parar la tormenta que sufrían los suyos con un tiempo muerto. Sirvió para poco porque cada vez que sus jugadores se mostraban acertados la respuesta del Covirán era contundente.

Hasta seis jugadores del conjunto granadino sumaron diez puntos o más

Hasta otros tres triples más antes de llegar al último cuarto. Precisamente, una canasta con valor de tres con la firma de Christian Díaz (42-62) dejó el choque ya imposible para un Almansa que no podía frenar el acierto de los granadinos ni jugar con comodidad ante una defensa cada vez más segura. El tercer cuarto lo cerró el Covirán 19 puntos arriba: 47-66.

El último acto, sin historia

Con semejante diferencia el cuarto acto sobró de todas a todas. Fueron diez minutos de la basura aunque sirvió para comprobar que los de Pablo Pin no iban a bajar los brazos hasta prácticamente el final.

Tras un par de minutos insulsos, el Covirán sumó dos triples más en su haber, a partir de los cuales su ventaja se instaló por encima de los 20 puntos para no bajar más. Incluso amenazó con llegar a la treintena cuando a falta de dos minutos para la conclusión, David Iriarte acertó desde más allá de la línea de 6,75 para poner los guarismos en 59-87.

Los dos últimos minutos fueron relajados para todos los contendientes y el bocinazo final quizá supo más a gloria a los locales, que así pusieron fin a un, para ellos, suplicio de partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios