Covirán Granada | V Memorial José Enrique de la Cruz

El Covirán Granada ofrece buenas vibraciones en su presentación ante el Melilla (88-65)

  • El equipo de Pablo Pin pasa por encima de un rival de su categoría en un encuentra que domina de principio a fin

El Covirán volvió a jugar con aficionados en las gradas del Palacio. El Covirán volvió a jugar con aficionados en las gradas del Palacio.

El Covirán volvió a jugar con aficionados en las gradas del Palacio. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

El Covirán Granada se gustó ante el Melilla (88-65) en el primer encuentro de la quinta edición del Memorial José Enrique de la Cruz, que este año se juega bajo la modalidad de triangular. La gran novedad del choque estuvo en las gradas, pues hubo presencia de aficionados que, aunque de forma más que limitada, no sucedía desde inicios del pasado mes de marzo debido a la crisis sanitaria del coronavirus.

Los seguidores nazaríes que tuvieron la dicha de ver de nuevo a su equipo disfrutaron del juego que ofreció el Covirán. Los de Pin deleitaron con un ataque equilibrado y contundente a pesar de algunos momentos sin ver aro. En defensa, se cerró bien el rebote y se presionó con eficacia al rival, a veces en toda la pista. Además, los fichajes invitaron al optimismo. Ante esto, al Melilla no pudo sino hincar la rodilla sobre todo en un tercer cuarto demoledor del Covirán.

Christian Díaz, uno de los destacados en el Covirán. Christian Díaz, uno de los destacados en el Covirán.

Christian Díaz, uno de los destacados en el Covirán. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Tras los primeros aplausos que volvieron a resonar en el Palacio, comenzó el penúltimo encuentro de preparación de los de Pin. Y Bropleh, con la muñeca caliente, fue el primero en reclamar su condición de referencia en el equipo nazarí.

Con demasiados problemas a la hora de afinar la puntería en ambos bandos, transcurrieron los primeros cinco minutos, con el marcador moviéndose al ralentí. Sobrepasado el ecuador del primer acto volvieron los triples a las filas locales tras la exhibición ante Marbella, y una mayor intensidad defensiva. Con estos ingredientes, el Covirán cogió una interesante renta.

Murphy estuvo acertado desde el exterior. Murphy estuvo acertado desde el exterior.

Murphy estuvo acertado desde el exterior. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Con 25-16 en los guarismos comenzó el segundo cuarto. El aro se le cerró a los locales, que tardaron cuatro minutos en anotar. Los norteafricanos no aprovecharon el apagón ofensivo de los granadinos y la diferencia se mantuvo hasta que, cuando se oteaba el descanso, los rojinegros, mucho más concentrados, metieron una marcha más a ambos lados de la pista y se fueron a los vestuarios quince arriba: 42-27.

Demoledor tercer cuarto

Volvió a la pista el cuadro granadino con muchas ganas, pero más que puntos cosechó personales, fruto de su empeño en defensa. Melilla intentó aprovecharlo, pero con escaso rédito en los tres minutos que los de Pin tardaron en volver a anotar.

Bropleh, con dos triples consecutivos, volvió a poner las cosas en su sitio y el Covirán carburó de nuevo bajo la batuta de Christian Díaz (56-36, 26’). Con los locales enrachados y funcionando en todas las facetas, L¡los últimos minutos del tercer cuarto fueron un suplicio para los melillenses, incapaces de frenar los ímpetus de los jugadores del Covirán:71-45

Con el partido decidido se jugó el último cuarto que fue para la galería y que usaron los dos técnicos para hacer más probaturas de cara al inminente inicio de la competición liguera. El Covirán se dejó llevar y el Melilla lo aprovechó para maquillar un resultado que amenazaba con ser escandaloso.

Con el bocinazo final los aplausos se tornaron en una ovación a un equipo que gustó y que sonó a gloria en todos los rincones del Palacio

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios