Deportes

El Covirán vuelve a la buena senda

  • Gana en Córdoba de forma holgada tras tres derrotas seguidas

El Coviran Granada volvió a recuperar las sensaciones perdidas tras tres derrotas consecutivas y sumó ayer un nuevo triunfo al superar por 75-89 a domicilio al BBall Córdoba.

La victoria nazarí llegó en un partido que fue dominado de principio a fin por los granadinos, que desplegaron su habitual baloncesto alegre de anteriores jornadas. Destacar como una de las claves del choque la magnífica defensa de Jaime Medina sobre el máximo anotador de la liga, Adrian Bowie, al que dejó en solo once puntos.

Un 0-6 de inicio mostraba claramente las ambiciosas intenciones de los de Pablo Pin, que no eran otras que olvidar rápidamente las tres derrotas consecutivas que parecían suponer un lastre en la moral del equipo. En los primeros cinco minutos el marcador era 4-10.

El base norteamericano Bowie no consiguió sus primeros puntos hasta que restaban 2:49 y con el marcador en 9-15. La salida a pista de Pablo García dio un plus al juego ofensivo del Covirán Granada, anotando siete puntos que subían la máxima ventaja hasta el momento (14-24).

Javi Hernández inauguraba con una canasta el marcador en el segundo cuarto, aunque una reacción local obligó a Pablo Pin a pedir tiempo muerto (20-26, minuto 14). Un 3-10 de parcial culminado con un triple de Luis López y un posterior intercambio de canastas llevó el encuentro al descanso con un marcador de 31-42.

El otras veces fatídico tercer cuarto para los intereses nazaríes, fue en esta ocasión el del despegue en el electrónico. Berni Castillo volvía a pista tras haber cometido la segunda personal a mediados del primer cuarto y suyos fueron las dos primeras canastas.

Una técnica señalada al local Gama abrió un parcial de 0-8, logrando Javi Hernández poner en la veintena de puntos la ventaja (34-54), la cual incluso se aumentaría al final de este acto (44-66).

Con todo sentenciado, poca historia tuvo el cuarto y último parcial. La relajación granadina sirvió para que los locales maquillaran el resultado para dejarlo en el 75-89 final.

Con toda la emoción posible dijo adiós el Meridiano Baza a las escasas posibilidades que aún mantenía de jugar el play off por el ascenso, una fase que por primera vez en su historia no va a disputar el club bastetano. Realmente no se lo mereció. La derrota local de ayer por 60-62 ante el Nerja fue por méritos propios: suma de errores en los pases, precaria efectividad en el aro, excesiva precipitación, una defensa totalmente permeable y, en general, una actuación muy deficiente.

Solo en los primeros cinco minutos se impuso el equipo local. En ellos hubo control, seriedad y tranquilidad. Pero en cuanto empezaron a fallar los tiros, los errores se multiplicaron. Los malagueños mantuvieron el ritmo y llegaron a situarse a once puntos del anfitrión. Los ocho puntos con que terminaba el tercer cuarto se antojaban insuperables.

Un destello final de la experiencia, la suerte y el buen juego del Meridiano hizo que llegara a situarse por delante en el marcador a seis minutos para el final. Luego vendría un empate, tres por debajo a falta de un minuto y el empate de nuevo a sesenta a falta de ocho segundos. En la última jugada, los bastetanos no supieron organizarse y el Nerja, al contrario, mantuvo la calma para encestar y lograr la victoria que le mete en la siguiente fase.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios