Deportes

Crecen al ritmo de Anquela

  • Una vez enchufados algunos jugadores, el Granada confirma su mejoría como bloque con la victoria de ayer · El técnico gana con su misma idea de juego... y con Borja

Pues sí. Es cierto que contra el Athletic de Bilbao, pese a la derrota, las sensaciones del Granada CF eran buenas porque así lo enseñó ayer en el Benito Villamarín, que desde ya podría llamarse Benito 'Resurrección' porque el equipo siempre gana allí cuando la cosa está 'mu malita'. Lo hizo el curso pasado en el debut de Abel Resino y lo hace ahora Anquela, al que ya veían algunos 'colgado' de la Torre de la Vela anoche.

Sigue la seguridad

El equipo se volvió a mostrar más seguro en defensa que lo que venía haciendo hasta la fecha, lo que tampoco era muy complicado. Anquela metió a Brayan Angulo en sustitución del constipado Siqueira y apostó por Borja Gómez, a pesar de que la afición pedía a voces a Íñigo López, que calentó banquillo. Junto a Diakhaté, Borja fue más pero dejó absolutamente sólo a Rubén Castro en el tanto del Betis. Además, rifó muchos balones. Errores puntuales que aún dejan dudas sobre el rendimiento del madrileño. El camerunés huele a titular fijo hasta que las lesiones digan. Hasta Angulo, que acabó desfondado y menos ofensivo que cuando jugó en Mallorca, le aprieta las tuercas a Siqueira. Y van dos avisos al brasileño.

El puerto de Bilbao

Mikel Rico es el Dique de Poniente, el de Zierbena y el Contradique de Algorta juntos. Si le ponen en la bocana del Puerto de Bilbao rompe todas las olas y, encima, despeja la mar para que salgan los barcos. Mikel ha vuelto. Es la muralla y la puerta a la vez. Portentosa actuación. Libre de ataduras arropado por un gran Iriney, sus movimientos libres de balón en ataque ofrecieron alternativas a los jugadores de banda, a Brahimi y a El Arabi. Tras el gol fue un muro. Su físico vuelve a imponerse a los demás. Empezó la jugada del 1-2 y la culminó. Al final cortó cualquier entrada del Betis por el centro, permitió al Granada atacar pese a los ataques locales... y se comió con patatas a Beñat. Sí, ese que se va con la selección española el lunes.

Fidelidad

Anquela ganó fiel a su estilo y a sus apuestas. Entrada de Borja, confianza en la defensa adelantada y la presión arriba. Este Granada está aún en progresión y, pese a que gana sufriendo, va hacia adelante sin que su entrenador cambie su 'librillo'. Incluso, le salió bien la eterna sustitución de Torje por Orellana. El chileno cumplió reteniendo el balón al final. Ahora falta que se ponga las pilas en ataque.

Brahimi

Porque Brahimi, pese a su incansable trabajo de ofrecerse, recibir, dar e irse, no está preciso y se vio en algunos momentos y pases. El enganche entre los centrocampistas y El-Arabi le falta una marcha para terminar de romper. Y si le aprieta Orellana, su sitio corre peligro.

Benítez

El salto de calidad que le quedaba al equipo. Aún está lejos de su mejor forma pero sus cabalgadas infundieron respeto al Betis. Siempre que aparece se masca que algo puede pasar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios