Deportes

El 'Dépor' sonríe en la vuelta de Filipe Luis

deportivo: Aranzubia; Manuel Pablo, Rochela, Lopo, Raúl (Filipe Luis, 65'); Juca, Sergio, Juan Rodríguez; Valerón (Iván Pérez, 85'); Adrián y Riki (Mista, 78'). MALLORCA: Aouate; Mattioni (Varela, 71'), Ramis, Rubén, Ayoze; Julio Álvarez (Keita, 82'), Martí, Mario Suárez, Chori Castro; Webo (Víctor, 65') y Aduriz. Árbitro: Turienzo Álvarez (castellano-leonés). Amonestó a Riki, Adrián y Martí. Gol: 1-0 (68') Riki. Incidencias: Encuentro correspondiente a la trigésimo séptima jornada del Campeonato Nacional de Liga disputado en el estadio de Riazor ante la presencia de unos 7.000 espectadores. El Deportivo, a través de la megafonía del estadio, mostró su pesar por el fallecimiento del que fuera vicepresidente del club, el doctor Ángel Ron Fraga.

El Deportivo volvió a sonreír con la reaparición de Filipe Luis tras una grave lesión de la que se recuperó antes de lo previsto y el reencuentro con la victoria (1-0) después de once jornadas ante un Mallorca que se jugará sus opciones de Champions en la última jornada.

A los baleares les faltó ambición en el arranque, aunque, con el paso de los minutos, dieron más sensación de peligro y tuvieron ocasiones muy claras para haberse adelantado. Así, Webo desperdició un buen centro del Chori Castro con un horroroso remate de cabeza, Mario Suárez obligó a Aranzubia a detener en dos tiempos un disparo desde la frontal del área, y Aduriz, tras sorprender a Lopo, picó demasiado el balón por encima del portero deportivista. El dominio de los bermellones duró hasta el descanso, pues el Dépor ofreció muy poco.

Tras la reanudación, el Mallorca siguió controlando el choque, pero no fue capaz de crear las ocasiones de la primera parte. Sí las fabricó el Deportivo, primero con un disparo de Juca y después con un remate de Riki que se marchó fuera de la portería de Aouate. Entonces entró Filipe Luis en el campo y el Deportivo se creció.

El brasileño tocó el balón para Valerón y éste dejó solo a Riki ante Aouate tras un espléndido pase interior que el madrileño no desperdició para igualar su mejor marca de goles en Primera (ocho) y devolver la alegría al deportivismo, que celebró dos victorias: el regreso del brasileño y el reencuentro con el triunfo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios