Deportes

Duelo de estilos opuestos

  • El toque de Alemania mide la fortaleza del muro italiano por un puesto en semifinales Los germanos nunca ganaron a su rival en un torneo oficial

La selecciones de Alemania e Italia se enfrentan en Burdeos por un puesto en las semifinales en un duelo con aroma a clásico continental y que propone una apasionante confrontación de estilos.

Cabe esperar lo máximo de un partido con tanto glamour entre dos de las selecciones más exitosas de la historia de fútbol. Además, ambas están mostrando una extraordinaria regularidad durante el torneo y, sobre todo, una fe ciega en sus respectivas identidades, tan divergentes.

Aunque cueste creerlo, Alemania nunca ganó a Italia en un torneo de selecciones. El balance: cuatro empates y cuatro derrotas. Por si acaso, el seleccionador alemán, Joachim Löw, se apresuró a decir: "No tenemos ningún trauma con Italia". Por su parte, Italia no dudó en otorgarle a su rival el cartel de favorito y Antonio Conte, su seleccionador, manifestó que su rival es el equipo "más fuerte del torneo".

Pero ni las estadísticas ni los supuestos favoritismos sirven de nada cuando el balón entra en juego. Y lo que sí valdrá es qué selección logra imponer su estilo durante el partido.

Alemania defiende el fútbol combinativo, el movimiento rápido de balón, la ocupación correcta de espacios y las entradas por banda. Por su parte, la nueva Italia de Conte es también la vieja Italia, el regreso a una esencia definida tradicionalmente por la defensa férrea, el dominio de la información sobre el contrario, el despliegue físico y el control de las emociones.

El conjunto de Löw sabe que delante se encontrará a un equipo parecido al que ganó 2-0 a España en los octavos de final. Avisado está, por más que Italia probablemente no pueda contar con Candreva, por lesión. De Rossi será duda hasta último momento.

En cambio, Alemania sí tiene a todo su plantel sano y Löw ya encontró su once favorito, que incluye a Khedira como medio centro por detrás de los creativos Kroos, Özil y Draxler. La punta es cosa de Müller y Gomez.

"Hemos visto lo peligrosos que son los italianos. Puede ser que sea un partido en el que primer error signifique el gol y el partido se acabe ahí", analizó Hummels.

Efectivamente, pocos equipos hay como Italia que penalicen cualquier error del rival. Conte tiene analizados todos los secretos del rival y también sabe elevar la autoestima de los suyos muy por encima del valor real de sus individualidades.

Por delante de la defensa de tres formada por Barzagli, Chiellini y Bonucci, Florenzi repetiría en la banda izquierda, De Sciglio ocuparía la otra y Sturaro se encargaría de suplir a De Rossi como pivote si éste no llegara. En el centro del campo se situarían Parolo y Giaccherini y la punta sería para Eder y Pelle, dos futbolistas muy complementarios.

"Alemania es un equipo más físico que el español y además son campeones del mundo. Pero si jugamos con determinación podemos competir", aseguró De Sciglio.

Será un encuentro apasionante en el que Alemania intentará mantener su nivel ascendente para alimentar su aspiración de ganar la Eurocopa dos años después de conquistar el último Mundial. Para Italia, el duelo supondrá un nuevo acto reivindicativo de una selección que quiere volver a ser importante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios