recreativo granada | melilla

Goleada para ser líderes

  • El filial se impone con solvencia al equipo norteafricano con cinco tantos de enorme factura

  • Ontiveros y Nacho Buil hacen doblete, mientras que Hongla remata la manita y es expulsado

El central rojiblanco Héctor se impone por alto a un jugador del Melilla. El central rojiblanco Héctor se impone por alto a un jugador del Melilla.

El central rojiblanco Héctor se impone por alto a un jugador del Melilla. / reportaje gráfico: álex cámara

El Recreativo Granada se dio ayer un festín en la Ciudad Deportiva a costa de un Melilla que llegó como líder del Grupo IV, pero que solo dejó algunos detalles en ataque e hizo muy pocos méritos defensivos para optar a llevarse los tres puntos, cediéndole el honor de liderar la tabla al conjunto rojiblanco. Se vio a un filial con las ideas muy claras: un excelso trabajo en la zona de atrás, aderezado con la velocidad de la segunda línea del ataque y la inspiración de los goleadores, que anotaron tres de los cinco tantos con disparos desde fuera del área. Los jóvenes de Pedro Morilla lograron alcanzar el partido perfecto, es cierto, pero demostraron ser buenos alumnos de la escuela Morilla, lo que les puede abrir la puerta del primer equipo de Diego Martínez, ya no solo para el trabajo que durante la semana se pueda hacer en los entrenamientos, sino para tirar de ellos a lo largo de la extensa Liga 1|2|3.

Porque ayer el técnico gallego del primer equipo pudo ver en directo la goleada frente al Melilla. Martínez siguió la segunda mitad desde la azotea del edificio de la Ciudad Deportiva, después de finalizar el entrenamiento de recuperación sobre uno de los campos anexos al que se disputó el duelo del filial. También siguieron el partido en la zona noble los representantes del entramado Hope en España: Antonio Cordón y David Belenguer.

El choque tuvo mucho ritmo desde el inicio, aunque no fue hasta el primer cuarto de hora cuando quedó claro que serían los visitantes quienes llevarían el peso del juego. Menudo y Yacine trataron de incordiar la poblada defensa de los rojiblancos, que repitieron la línea de tres que logró sumar los tres puntos frente al Atlético Malagueño una semana antes: Hongla, Héctor y Antonio Marín. Las rápidas salidas desde atrás asustaron al equipo de Luis Carrión, que se vio sorprendido en el 24 con un fuerte remate de cabeza de Ontiveros en el área que acabó dentro de la meta de Barrio. La jugada nació en una buena apertura a banda derecha, en donde Paco Torres centró con calidad al corazón del área.

El partido no perdió el guión visto hasta entonces. El Melilla controló el juego y pisó el acelerador para intentar lograr el empate en el mínimo espacio de tiempo. Lejárraga apareció para salvar a su equipo en el 34, despejando un cabezazo de Yacine tras una buena falta lateral botada por Menudo, el mejor de los azulones durante más de sesenta minutos, lo que le duró la gasolina. Como en el primer gol, cuando mejor estaban los visitantes, dos enormes fallos del centro de la defensa melillense fueron aprovechados por Nacho Buil en cuatro minutos. En el primero (40'), recogió un rechace de Barrio tras disparo de Ontiveros dentro del área, después de que el 9 del filial cogiera la espalda del capitán Mahanan. En el segundo, el propio Buil le hizo un lío al central norteafricano para llevárselo en velocidad, plantarse ante el meta rival, fintarlo con un recorte de tacón y ajustar su lanzamiento al palo.

El estado de forma del centrocampista roza el sobresaliente, no solo por su estado de gracia de cara al gol -ha metido cuatro tantos en las tres últimas jornadas-, sino porque todo el juego rápido, junto por las bandas, transita por el centro gracias a su rápida zancada.

Tras el descanso, sorprendió que Carrión no tirara de cambios, sobre todo para variar las facilidades defensivas que su equipo concedió durante los primeros 45 minutos. Los visitantes siguieron con el control del juego y contaron con ocasiones para haberse acercado en el marcador. Menudo y Yacine siguieron incordiando en la búsqueda de introducirse en la zaga rojiblanca, sin suerte. La sorpresa llegó en el 52, cuando Ontiveros protagonizó una gran jugada personal en la que rompió a Richi con una carrera de 30 metros y un recorte para irse al centro de la frontal del área para sacarse un duro lanzamiento al que no pudo llegar el meta visitante.

Lejárraga volvió a sacar una clara ocasión ocho minutos después del 4-0, al despejar un remate de cabeza de Óscar García con una buena parada a bocajarro, pero poco pudo hacer unos minutos más tarde...antes de eso saltó al campo Brian Martín, que solo tardó dos minutos en sacarse un buen lanzamiento desde fuera del área para colarlo en la escuadra de la meta del filial.

El Melilla demostró haber podido hacer más en la zona de ataque si hubiera contado desde el principio con éste futbolista, que movió bastante bien a sus compañeros, sobre todo ante el cansancio de un Yacine Qasmi que no paró de pelear con Hongla, lo que le costó a ambos una cartulina amarilla en la primera mitad, que sería clave antes del final.

Pese a todo, el paso de los minutos hizo que bajara el ritmo de ocasiones en el marco de Lejárraga, mientras que en el de Barrio solo habría dos llegadas más. La primera por parte de Hongla, al que no le hizo falta pisar el área para hacer el quinto tanto. El central, que subió su posición en el campo ante la lesión de Yael, recorrió todo el campo del Melilla, se deshizo de dos contrarios y se sacó un derechazo ajustado al palo. Pese a la acción de calidad, dos minutos más tarde el 'rubio' africano cometió una entrada en el centro del campo que obligó al murciano Campos Salinas a mostrarle la segunda amarilla, emborronando su gran partido.

Antes de acabar, Ontiveros pudo redondear su triplete goleador, pero se lució demasiado al intentar regatear al meta melillense dentro del área, quien le quitó el balón del pie. Ahora el 'Recre' debe visitar al Sevilla Atlético, quien está en puestos de descenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios