Reus-Granada | Crónica

El triunfo de la personalidad (1-2)

  • Los rojiblancos se imponen con solvencia en Reus y suman cinco victorias en sus últimos seis encuentros

Las imágenes del Reus-Granada Las imágenes del Reus-Granada

Las imágenes del Reus-Granada / LOF

En el fútbol pocas cosas pasan por casualidad. Y cuando un equipo está en los puestos altos de la clasificación tras ocho jornadas disputadas es porque algo se ha hecho bien. El más claro ejemplo es el actual Granada CF, segundo en la tabla gracias a un rendimiento poco esperado en este arranque de campaña. Los de Diego Martínez ya han sumado a domicilio siete puntos en cuatro salidas y los han logrado demostrando tener las ideas muy claras, sabiendo a lo que juegan y dotados de una mentalidad y personalidad para ir a por los partidos que hace tiempo no se recuerda por estos lares.

Los rojiblancos vencieron en Reus, al que superaron en todas las facetas del juego salvo en el primero cuarto de hora de la segunda mitad, en el que no salieron enchufados tras el paso por vestuarios ante un rival que cambió su sistema y sorprendió a los visitantes. Pero supieron solventar esa pequeña ‘pájara’, con gol incluido de los de Bartolo, para reponerse y terminar generando ocasiones de gol como durante gran parte de los primeros 45 minutos.

En un terreno de juego horroroso, que con el paso del tiempo fue a peor, el Granada CF se adaptó a las circunstancias como pidió el técnico en la previa. Reclamó a sus jugadores ser un equipo camaleónico y a fe que lo fue. Con la sorpresa de Pozo en el once inicial en detrimento de Fede Vico, que ante el Córdoba cuajó su mejor partido, este equipo está en una dinámica tan positiva que todo el que sale suma. Se buscaba verticalidad con el menudo extremo sevillano sobre el campo y se consiguió, aunque hay cosas que no cambian y es el liderazgo en ataque de Antonio Puertas. El almeriense, en su posición, la media punta, se sintió muy cómodo, participando en casi todas las acciones de ataque para terminar siendo el que anotara el gol de la victoria.

Tras unos primeros diez minutos de tanteo, fueron los rojiblancos los que asumieron el control del esférico, algo que suele dominar el Reus con hombres como Mario Ortiz o Gus Ledes. Pero la presión alta de los visitantes dio resultado y tras recuperar en zonas muy peligrosas, acosaron a Edgar Badía durante el primer acto con constantes llegadas. Puertas y Ramos realizaron una gran labor presionando la salida de los catalanes y las pérdidas se sucedían. Tal fue así que no fueron pocas las veces en las que llegaron hasta cuatro efectivos a la zona de remate con ocasiones de Ramos, Puertas o Pozo.

Pero tuvo que ser Víctor Díaz el que, con un golazo antes de la media hora de partido, comenzara a decantar el choque para los de Martínez. El sevillano probó fortuna desde más de 30 metros con un duro disparo ante el que Badía no pudo hacer nada. Se hacía justicia a lo visto ante un Reus muy limitado que tuvo en un remate de cabeza de Moore su mejor opción. Puertas, Pozo y Vadillo, antes del descanso, pudieron ampliar la ventaja pero no lo lograron.

Sin embargo, el inicio de la segunda mitad fue muy distinto. Xavi Bartolo varió su sistema y del 1-4-1-4-1 pasó a un 1-4-2-3-1 con el que los catalanes se sintieron más cómodos. Y más tras lograr empatar en una acción en la que el viento, y un error de Silva, metió a los locales en el partido. El tanto afectó a los rojiblancos que durante unos diez minutos estuvieron a merced de su rival. Pero lejos de amedrentarse, reaccionaron a lo grande. Seis llegadas, terminando la jugada en casi todas ellas, demostraron la personalidad del actual segundo clasificado que se fue a por el partido con Rodri ya en el campo.

Y el premio a la insistencia llegó a un cuarto de hora del final cuando Puertas, el Pichichi de la categoría junto a otros cuatro jugadores, anotó su sexto tanto del curso tras rematar de cabeza un centro de Alejandro Pozo que dio así su primera asistencia. Un justo premio. Ahí se cortó el bagaje ofensivo de los visitantes, que optaron por pertrecharse atrás, cambiar el sistema con cinco defensas como ocurrió en Extremadura y, pese a que el Reus tuvo dos opciones para empatar, lograr tres puntos más que lo dejan a dos puntos del liderato y con otros tantos de renta con respecto a sus inmediatos perseguidores. Que siga la fiesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios