Fútbol

El Calcio siente vergüenza

  • El ultra atropellado en los enfrentamientos previos al Inter-Nápoles del miércoles falleció ayer. Cerrado San Siro por los insultos racistas

Kalidou Koulibaly, con su entrenador Carlo Ancelotti detrás después de ser expulsado en el Inter-Nápoles. Kalidou Koulibaly, con su entrenador Carlo Ancelotti detrás después de ser expulsado en el Inter-Nápoles.

Kalidou Koulibaly, con su entrenador Carlo Ancelotti detrás después de ser expulsado en el Inter-Nápoles. / efe

Otro partido para la vergüenza nacional en el Calcio. Otro partido de tintes luctuosos, por el fallecimiento, ayer, de un aficionado atropellado de forma intencionada por una furgoneta, en el enfrentamiento entre hinchas del Inter y el Nápoles antes del partido de la Serie A en San Siro.

Y otro partido, el de Milán, con una repugnante banda sonora, la de los gritos racistas de la afición interista conocida como la Curva, proferidos a los jugadores negros del Nápoles, y especialmente al defensa Kalidou Koulibaly.

El fallecido, Daniele Belardinelli, de 35 años, fue atropellado por un todoterreno antes de comenzar el partido, mientras se producían algunos enfrentamientos, pero aún se desconoce quién lo conducía, informó la jefatura de Policía de Milán.

En la furgoneta viajaban aficionados del Nápoles y fue agredida por cerca de un centenar de ultras del Inter con bastones, pero también del Varese y del Niza, que habían llegado allí para participar en los enfrentamientos.

Se desconoce si Belardinelli era aficionado del Inter ya que procedía de Varese, norte de Italia, y tenía ya precedentes por incidentes en estadios de fútbol.

Los aficionados del Nápoles bajaron del vehículo y comenzó una pelea en la que resultaron heridos leves por arma blanca cuatro napolitanos. En el caos general, resultó atropellado el aficionado que fue conducido al hospital San Carlo, ya en estado gravísimo, por algunos ultras del Inter.

Por los graves cánticos, el Inter ha sido castigado a jugar dos partidos como local a puerta cerrada y otro más sin contar con el referido sector de la Curva, donde animan los seguidores radicales del Inter.

El juez deportivo de la Serie A del campeonato liguero italiano comunicó ayer su decisión en una nota oficial en la que subraya “los coros territoriales pronunciados durante todo el partido contra los hinchas del equipo rival” y también los “cánticos racistas contra Kalidou Koulibaly”.

El juez además ha sancionado con dos jornadas de descalificación al propio Koulibaly y a Lorenzo Insigne por sus actitudes durante el partido Inter-Nápoles, que se saldó el miércoles con la victoria del club milanés por 1-0.

Koulibaly es sancionado por los “aplausos irónicos” practicados al árbitro Paolo Silvio Mazzoleni cuando fue expulsado en el minuto 81, mientras que Insigne ha sido castigado por haber dirigido al colegiado “insultos graves”.

Estos episodios han sido condenados con firmeza por varias figuras del mundo del fútbol y el presidente de la Serie A, Gaetano Micciche, ha dicho que situaciones similares no se pueden repetir en el futuro. Por ello, ha garantizado en una nota que se estudiarán medidas para suspender de inmediato los partidos en los que se canten frases discriminatorias y racistas.

El Inter publicó un comunicado en el que ha efectuado un llamamiento al respeto y a la inclusión, y señaló que el club siempre ha estado comprometido para “ayudar a crear un futuro libre de discriminación”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios