Deportes

Kilty, un blanco que revoluciona los 60

Richard Kilty, velocista británico con quien nadie contaba en la final de los 60 metros, se convirtió en Sopot (Polonia) en el primer blanco que consigue el título mundial en los últimos 17 años. Desde que el griego Haris Papadias ganara el sprint corto con una marca de 6.50 en París 1997, todos los ganadores de esta prueba habían sido de raza negra.

Kilty basó su victoria en una salida explosiva. Arrancó como una bala en los tacos (120 milésimas) y cruzó la meta en 6.49, dos centésimas más rápido que el estadounidense Marvin Bracy, ex jugador de fútbol americano, y tres mejor que el qatarí Femi Ogunode. Sólo nueve centésimas separaron al ganador del último clasificado en la que fue carrera más cerrada de la historia en este torneo.

La segunda jornada de los Mundiales arrojó también un nuevo campeón en 1.500 metros. Ayanleh Souleiman, medallista de bronce en los Mundiales al aire libre de Moscú 2013, dio a Djibuti la primera medalla de su historia en pista cubierta al vencer con una marca de 3.37,52.

Souleiman, de 21 años, tomó la cabeza del grupo desde el disparo y no consintió que nadie lo adelantara, pese a que el keniano Betwell Birgen lo intentó con insistencia. Cubrió el primer mil en 2.29,53 y cuando sus rivales esperaban que cediera, en el último giro, aún tuvo fuerzas para apretar hasta la línea de meta.

El estadounidense Ashton Eaton, campeón mundial y olímpico de decatlon, revalidó su título de la combinada en pista cubierta (heptatlon) pero, a diferencia de hace dos años, sin nuevo récord del mundo. Con 6.632 puntos, le faltaron trece. Aún así, fue la segunda mejor marca de la historia, sólo superada por los 6.645 que en marzo de 2012 le dio el título mundial en Estambul. El bielorruso Andrey Kravchenko (6.303) y el belga Thomas van der Plaetsen (6.259) fueron segundo y tercero, respectivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios