baloncesto nba

LeBron alza la voz contra Trump

  • La estrella de los Cavaliers agudiza en Washington su activismo contra la política social del presidente

LeBron James, durante un partido de los Cleveland Cavaliers. LeBron James, durante un partido de los Cleveland Cavaliers.

LeBron James, durante un partido de los Cleveland Cavaliers. / justin lane / RFEN

Los últimos dos cuartos del partido que el pasado domingo enfrentó en Washington a los Cleveland Cavaliers con los capitalinos Wizards los jugó LeBron James con unas zapatillas que llevan escrita en su parte trasera la palabra "equality" (igualdad) en mayúsculas doradas.

No era la primera vez que la estrella de los Cavs saltaba a una cancha de baloncesto con ese mensaje. Lo había hecho en octubre, en el encuentro inaugural de la nueva temporada de la NBA, en el marco de las protestas contra Donald Trump por arremeter contra los jugadores negros de la Liga de Fútbol Americano (NFL) que se arrodillan durante el himno nacional como protesta contra el racismo. Aquel día, no obstante, las dos zapatillas eran negras. En el Capitol One Arena de Washington, James calzó el domingo una blanca y otra negra. Y así, a un kilómetro de distancia de la Casa Blanca, lanzó su mensaje al presidente de Estados Unidos sin pronunciar siquiera su nombre.

"No vamos a dejar que una persona nos dicte a nosotros, a nosotros como estadounidenses, cómo de bellos y poderosos somos como pueblo. La igualdad consiste en entender nuestros derechos, en entender qué defendemos y lo fuertes que somos como hombres y mujeres, negros o blancos o hispanos. La raza no juega ningún papel", dijo después.

Cada vez que James lanza un mensaje, su posición como uno de los mejores jugadores de baloncesto de todos los tiempos y seguramente el deportista más famoso de Estados Unidos le da un gran altavoz. Durante el primer año de presidencia de Trump, el alero de los Cleveland Cavaliers, que el 30 de diciembre cumple 33 años, ha sido la voz con más carga política en la NBA, haciendo de la igualdad su causa ante un mandatario que agita el tema racial para mantener activa a la base de votantes que le dio la presidencia con, entre otras cosas, su batalla contra los jugadores negros de la NFL.

En septiembre, Trump llamó "hijo de puta" al iniciador de esas protestas, el mariscal de campo Colin Kaepernick, desatando fuertes críticas de otros deportistas, incluido LeBron James. El alero se mostró desde el principio muy crítico con Trump, especialmente por la posición del presidente en el tema racial.

No es el único. Según una encuesta publicada esta semana por el Pew Research Center, el 60% de los estadounidenses cree que la elección de Trump como presidente ha llevado a peores relaciones raciales en el país (frente a un 30% que cree que no ha cambiado nada y un 8% que afirma que las ha mejorado).

"Estamos en un momento en el que el cargo más poderoso del mundo tiene la oportunidad de unirnos como pueblo e inspirar a la juventud diciendo que debo poder caminar por la calle sin ser juzgado por el color de mi piel o por mi raza. Y no lo piensa. Ni siquiera le importa", ha dicho James sobre el presidente.

"Ir a la Casa Blanca era un gran honor hasta que tú apareciste", espetó al mandatario cuando éste retiró la invitación a la residencia presidencial a otro de los grandes nombres del básquet, el base de los Golden State Warriors Stephen Curry, después de que éste dijera estar pensando si ir o no a la recepción que el presidente iba a ofrecer al equipo como campeón vigente de la NBA.

El activismo de James, sin embargo, no es nuevo. Lleva tiempo usando la plataforma que le ofrece su excelencia deportiva para pronunciarse sobre temas sociales, sobre todo contra el racismo.

En 2014 fue uno de los jugadores que apareció durante los calentamientos vistiendo una camiseta negra en la que se leía en blanco "I can't breath" (No puedo respirar). Ésa fue la frase que el afroamericano Eric Garner gritó once veces antes de morir cuando un agente lo agarró del cuello y varios se pusieron sobre él.

En 2012 lideró a sus compañeros de Miami Heat, donde jugaba entonces, para salir a la cancha vestidos con una prenda deportiva con capucha como la que llevaba el joven negro desarmado Trayvon Martin, al que un vigilante de barrio disparó y mató durante un enfrentamiento en Florida en febrero de 2012.

En 2013 también elevó su voz contra Donald Sterling, dueño por entonces de Los Angeles Clippers, tras los comentarios racistas de éste.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios