Paula García, jugadora de balonmano | Granada

Paula García: “Se ha mandado a la guerra a sanitarios con una cuchara”

  • La granadina, graduada en Enfermería y jugadora internacional, declara que “la mayoría de sus compañeras no querían que se retomara la competición por el coronavirus"

  • “Soy una privilegiada por haber podido seguir entrenando en Almuñécar gracias a Luis Aragón, concejal de deportes”, señala

Paula García en un duelo con su actual equipo, el cuadro malagueño del Rincón Fertilidad. Paula García en un duelo con su actual equipo, el cuadro malagueño del Rincón Fertilidad.

Paula García en un duelo con su actual equipo, el cuadro malagueño del Rincón Fertilidad. / Efe

El avance del desconfinamiento ha sido un desahogo para los deportistas profesionales de la provincia, aunque muchos de ellos no saben aún cuándo volverán a competir. Es el caso de Paula García. La jugadora del Rincón Fertilidad terminó su campaña con la cancelación de la Liga Guerreras Iberdrola.

La granadina se encuentra en Almuñécar, su tierra natal, entrenando mientras espera noticias para saber cuándo podrá volver a hacer lo que más le gusta: disfrutar del balonmano. Detrás de una profesional del deporte se encuentra una graduada en enfermería que alaba el esfuerzo de los profesionales sanitarios y pide que se les valore y proteja como se merecen. Paula espera poder ejercer en un futuro su profesión, aunque ya rezuma pasión por ella.

Rozando Europa

La temporada fue distinta para el cuadro malagueño desde el inicio debido al fallecimiento de Diego Carrasco, entonces su entrenador, en julio de 2019. “El objetivo era dejarnos la piel”, explica Paula, que se lamenta de haber acabado la competición en quinta posición a las puertas de conseguir entrar en Europa. “Se ha quedado una base del equipo y una idea de juego”, declara la pívot, que ha podido recuperar sensaciones tras su vuelta de Rumanía a finales del curso pasado.

“La Federación tomó la decisión correcta al cancelarla. La mayoría estábamos en contra de reanudar la competición”

La sexitana sufre una espondiloartritis, una dolencia que afecta a la articulación sacroilíaca. La ‘88’ del Rincón Fertilidad afirma que el parón llegó “cuando me empezaba a encontrar cada vez mejor”. La jugadora permanece en contacto con su doctor “para no perder ahora lo ganado en los últimos meses”.

Una privilegiada

Paula se define como “una privilegiada” por haber podido seguir entrenando en Almuñécar, algo que agradece al consistorio del municipio y a Luis Aragón, concejal de deportes del Ayuntamiento que trató de suministrar material a la internacional española. “Somos deportistas que entrenan en Pabellón, no estamos acostumbradas a correr por asfalto, a ver si esto va mejorando y podemos entrenar con una normalidad mínima”, expresa la granadina.

Paula García junto al material con el que ha entrenado durante el confinamiento. Paula García junto al material con el que ha entrenado durante el confinamiento.

Paula García junto al material con el que ha entrenado durante el confinamiento. / P. G.

“La verdad que lo hemos pasado mal con la incertidumbre de si volvíamos a jugar o no. Aparte del miedo al contagio, teníamos el miedo a la lesión por tener que ponernos en forma en sólo 15 días para volver a competir”, manifiesta Paula, que opina que “la Federación tomó la decisión correcta al cancelar la liga”. “La mayoría de nosotras estábamos en contra de reanudar la competición”, asegura la jugadora, pues afirma que era “sensato” que prevalezca la salud.

El aspecto económico ha sido otro de los puntos de debate en el deporte, algo que Paula entiende. “Al final, las ligas profesionales son el fútbol y el baloncesto porque generan mucho. Nosotras no generamos lo mismo, pero también tenemos menos recursos para mantenernos”, razona la sexitana, que espera que el balonmano pueda mantener los patrocinios y los recursos necesarios para superar la crisis venidera. “Hay jugadoras que compaginan el trabajo con competir”, declara.

Año atípico

La pívot califica de “atípica” la próxima campaña en la División de Honor en la que habrá 16 equipos en lugar de 12, aunque cree que será cuestión de acostumbrarse. “Se debe intentar que tanto club como jugadoras no demos un paso atrás”, dice la granadina.

“Lo que hay que hacer es reivindicar a los profesionales de la salud, que estén protegidos y no sufran más recortes”

Además de jugadora profesional de balonmano, Paula es graduada en enfermería. “No he ejercido durante la pandemia porque creo que no era el mejor momento para empezar a hacerlo”, explica la ex del CSM Bistrita. “He guardado una cuarentena estricta”, asegura la internacional, que se siente “muy orgullosa de haber elegido esta profesión”, la cual espera ejercer en un futuro. “Creo que la gente no es consciente de lo que se vive en los hospitales. Se ha mandado a la guerra a sanitarios con una cuchara”, manifiesta Paula, que agrega: “al principio aplaudía mucho y ahora me planteo que lo que hay que hacer es reivindicar a los profesionales de la salud, que estén protegidos y no sufran más recortes”. “Sin ellos no somos nadie”, remata la jugadora, que espera poder volver a golear pronto en el pabellón de la Ciudad Deportiva Carranque.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios