Deportes

Robson-Kanu, el héroe galés sin equipo

  • Tras 12 años en el Reading, el delantero terminó contrato el mismo día de su reivindicación con Gales

Si su gol ante Bélgica lo hubiera anotado Lionel Messi o Cristiano Ronaldo seguramente hubiera abierto periódicos y telediarios de medio mundo. El galés Hal Robson-Kanu, sin embargo, no es una estrella ni juega en Barcelona o Real Madrid. De hecho, técnicamente no tiene ni equipo.

"Kanu believe it?", se preguntó ayer The Sun tras el histórico 3-1 de Gales sobre Bélgica que envió a los dragones a las primeras semifinales de su historia en una Eurocopa. Esta vez el héroe no fue Gareth Bale, sino Robson-Kanu, delantero de 27 años que marcó el viernes en Lille el gol más importante (y seguramente más bello) de toda su carrera.

Corría el minuto 55 y Gales sufría el continuo asedio de Bélgica cuando Robson-Kanu recibió un centro de Aaron Ramsey desde la banda derecha. El balón se le quedó atrás, controlándolo de espaldas a la portería y quedando rodeado por tres defensas belgas, que le complicaron el escenario.

Al ser zurdo, todos los defensas rivales, por inercia, se anticiparon para realizar el recorrido lógico del delantero, que era girarse hacia su pierna buena para buscar el disparo. Fue en ese preciso momento cuando al galés se le encendió la chispa de la inspiración, se pasó el balón de tacón por debajo de las piernas, quedando solo delante de Thibaut Courtois. Ahí ya sí le dio con su pierna izquierda y marcó el segundo tanto de Gales.

"La pelota me viene, me giro dentro del área y la pongo dentro", fue la explicación del MVP del partido a un gol que esconde calidad técnica, frialdad y madurez impropias de un futbolista que ha jugado casi toda su carrera en la segunda división inglesa.

"Una genialidad al estilo Cruyff envía a Gales al país de los sueños", escribió ayer en su portada The Mirror Sport.

Robson-Kanu, que superó dos lesiones de ligamento cruzado (una con 16 años y otra con 17), fichó hace 12 temporadas por el Reading y, salvo dos de ellas cedido, defendió siempre los colores del modesto club británico.

Hasta el jueves. A las 00:01 minutos del viernes acabó su contrato y, a día de hoy, se encuentra sin club. Horas después asombró al mundo con su tanto ante Bélgica.

"Jugué 12 años en el Reading y fui muy leal. Pero ahora quiero tener el futuro en mis manos", dijo antes de abandonar el estadio Pierre Mauroy de Lille.

La carrera de Robson-Kanu fue de todo menos sencilla. Nacido en el oeste de Londres, con diez años entró en la cantera del Arsenal. Cinco temporadas más tarde, los gunners le comunicaron que se buscara otro club.

"Era uno de los más bajitos del equipo. No era suficientemente rápido, ni fuerte ni grande", recordó en The Daily Mail hace cuatro años. "Brendan Rodgers era entonces el jefe de la academia del Reading y le gustó lo que había visto de mí", añadió.

El delantero, que mide 1,83 metros y pesa 83 kilos, jugó en la sub 19 y sub 20 de Inglaterra, pero con 21 años decidió vestir la camiseta de los dragones, ya que parte de su familia es galesa.

Desde que debutó con la absoluta ha jugado 34 partidos y ha marcado cuatro goles. El último fue ante Bélgica para lanzar a su selección a las semifinales y reivindicarse en su primer día de desempleo futbolístico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios