Deportes

Schiavone se corona en París

  • La tenista italiana derrota a Stosur y se convierte en la primera transalpina que gana un Grand Slam

Francesca Schiavone hizo feliz a todo un país al convertirse en la primera italiana que logra un Grand Slam al vencer en la final de Roland Garros a la australiana Samantha Stosur por 6-4 y 7-6 .

Tras confirmar su victoria en la primera bola de partido después de una hora y 38 minutos, Schiavone se lanzó al suelo de espaldas y a continuación besó otra vez la tierra de la Philippe Chatrier, tal y como hizo en las dos eliminatorias anteriores.

La jugadora de Milán envolvió con su juego típico de tierra a Stosur, semifinalista el pasado año, que llegó a este partido final con la mejor marca sobre arcilla este año, con 20 victorias. El revés cortado de la italiana, combinado con sus aperturas y arriesgadas subidas a la red, desmoronaron a Stosur, la primera australiana que disputaba la final de París desde Wendy Turnbull en 1979.

"Bravo Francesca, enhorabuena por este gran torneo", dijo Stosur, quien saludó a sus padres, que presenciaron la final en la grada.

Schiavone, por su parte, se mostró auténtica, espontánea y graciosa: "No había preparado nada para hoy, pero recuerdo lo que decían todos los campeones de este torneo y solo puedo decir que me siento increíble hoy. Y ahora soy yo la campeona".

Schiavone ganó el primer set después de una dura batalla y tras romper en el noveno juego, cuando Stosur cometió una doble falta. La clave fue la constancia de la italiana, que cumplirá 30 años en junio y que se dejó la piel en cada intercambio para llegar a los tremendos derechazos que la australiana marcaba desde el fondo. En el segundo set, Stosur desaprovechó un 4-1 y Schiavone continuó con su inercia ganadora para cerrar el partido a la primera oportunidad en el tie break.

Con 29 años, Schiavone se convirtió en la jugadora más veterana que gana su primer grande desde Ann Jones en Wimbledon en 1969, con 30 años, ocho meses y 28 días. La italiana partía como 17ª favorita. La última vez que el Abierto de Francia fue ganado por una jugadora que no figuraba entre las diez primeras fue en 1933.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios