Athletic Club

Susaeta, de cachorro a leyenda

  • El guipuzcoano dejará el Athletic como el quinto futbolista con más partidos diputados, solo superado por Iribar, Txetxu Rojo, Joseba Etxeberria e Iraola.

Markel Susaeta Markel Susaeta

Markel Susaeta / Efe

El adiós de Markel Susaeta al Athletic Club cuando finalice esta temporada pondrá el punto final a la carrera en rojo y blanco de un futbolista que encarnó el sueño de la mayoría de sus aficionados, el de un niño que entra en Lezama a los 9 años y 22 después se despide convertido en una de las leyendas en el club.

Susaeta dejará el Athletic como el quinto futbolista con más partidos diputados (de momento, 506) -solo superado por Iribar (614), Txetxu Rojo (541), Joseba Etxeberria (514) e Iraola (510)- y el león con más encuentros europeos (75).

Unos números condensados en solo doce temporadas en el primer equipo desde que llegó en 2007 de la mano de Joaquín Caparrós.

Después de pasar por todos y cada uno de los equipos de formación de la cantera de Lezama, el utrerano le dio la alternativa en el Camp Nou. El eibarrés dejó huella en su estreno. Marcó el primero de sus 56 goles como rojiblanco e inició una sólida carrera en la que fue casi imprescindible para todos sus técnicos.

Con Marcelo Bielsa, Susaeta alcanzó probablemente su cénit en el Athletic. En la primera temporada, la 2011-2012, la alineaciones del argentino eran Susaeta y diez más. El extremo jugó los 63 partidos en la campaña de las dos finales, Liga Europa y Copa del Rey, con exhibiciones como las de Old Trafford o Gelsenkirchen.

En el cuatrienio de Ernesto Valverde, el guipuzcoano conservó su estatus con unos promedios de más de 35 partidos por año que le mantenían casi inamovible en la banda derecha del ataque rojiblanco. Donde destacó sobre todo como pasador para ser uno de los mejores de LaLiga en la última década, con más de 80 asistencias de gol.

José Ángel Ziganda, el pasado curso, e incluso Eduardo Berizzo en el inicio de la actual temporada siguieron viendo a Susaeta como una pieza clave para cohesionar al equipo. Sin embargo, el jugador pasó a un segundo plano con la llegada de Gaizka Garitano al banquillo de San Mamés en diciembre.

El técnico vizcaíno revitalizó a un equipo casi desahuciado con Susaeta ejerciendo un rol secundario. La estrella del jugador de Eibar se fue apagando de manera discreta, como ha sido la trayectoria de un futbolista alejado de los focos y, posiblemente por ello, no lo suficientemente valorado por los aficionados.

Esa pérdida de protagonismo con Garitano, que seguirá la próxima temporada al frente de la nave rojiblanca, hacía previsible la marcha de Susaeta. Lo que quizás sí sorprendió fue que el club confirmara públicamente que el futbolista "desestimaba estudiar la propuesta" realizada para continuar.

En los próximos días, Susaeta comparecerá para explicar el porqué de su decisión y aclarar si, como parece probable, habrá un próximo destino para el hasta ahora último y genuino 'One Club Man' del Athletic.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios