atletismo mundiales de londres

Warholm, héroe inesperado

  • El noruego le da a su país en el 400 vallas el primer oro en unos Mundiales

  • Allyson Felix logra su decimocuarta medalla, igualando a Bolt y Ottey, pero Phyllis Francis fue la ganadora

Karsten Warholm, tras cruzar la línea de meta en la final de los 400, no puede creerse que acaba de coronarse campeón del mundo. Karsten Warholm, tras cruzar la línea de meta en la final de los 400, no puede creerse que acaba de coronarse campeón del mundo.

Karsten Warholm, tras cruzar la línea de meta en la final de los 400, no puede creerse que acaba de coronarse campeón del mundo. / Lavandeira jr / efe

Karsten Warholm, un antiguo decatleta noruego de sólo 21 años, pasó en tres semanas de ser campeón de Europa sub 23 a conquistar el título mundial de 400 metros vallas en una carrera insolente desde el disparo.

Una marca de 48,35 le dio el oro al más joven de los finalistas, por delante del turco-cubano Yasmani Copello (48,49) y del gran favorito, el estadounidense Kerron Clement (48,52).

El favorito era un clásico, Kerron Clement, de 31 años, actual campeón olímpico y con dos títulos mundiales en su historial. Pero se encontró con un rival inesperado, que sin presión atacó los obstáculos con agresividad y fue en cabeza desde la primera valla.

En la final femenina de esta misma distancia, Phyllis Francis se proclamó campeona mundial al derrotar a las favoritas, la estadounidense Allyson Felix y la bahamesa Shaunae Miller-Uibo.

La plata tampoco fue para ninguna de las dos grandes. La bahrainí Salwa Eid Naser, de sólo 19 años, se coló por delante de ellas con una marca de 50,06. Así pues, un bronce (50,08) fue todo cuanto obtuvo ayer Felix, aunque le sirvió para elevar a 14 el número de preseas internacionales.

Por su parte, la china Gong Lijiao, con seis medallas en grandes competiciones, se colgó la primera de oro al conseguir el título mundial de peso con una marca de 19,94 metros, en una nueva muestra de la potencia de China en los lanzamientos.

La húngara Anita Marton, con un último tiro de 19,49, arrebató la medalla de plata a la campeona olímpica, la estadounidense Michelle Carter (19,14).

Del resto de la lluviosa jornada en Londres destacó la clasificación del británico Mo Farah para la final de los 5.000 metros, en la que buscará su quinto y último doblete. Tras conquistar una nueva corona en los 10.000 el viernes, Farah controló su serie, siendo segundo tras el etíope Yomif Kejelcha. Su objetivo es despedirse de las pistas, antes de pasarse al maratón, con otro doblete que añadir a los ya logrados en los Mundiales de 2013 y 2015 y en los Juegos de 2012 y 2016.

En esa carrera, el español Ilias Fifa, actual campeón de Europa de 5.000 metros, fue eliminado en la primera ronda tras sufrir un tropezón que lo dejó descolgado a 600 metros de la meta.

El sudafricano Wayde van Niekerk, campeón mundial de 400, también luchará hoy por el doblete en la final de 200, en la que estará el botsuanés Isaac Makwala, que ayer tuvo que correr dos veces, una de ellas en solitario. Fue autorizado por la IAAF a buscarse un puesto en semifinales tras ser declarado "médicamente apto" y logró el tiempo necesario para actuar en las semifinales. Dos horas después, y también bajo la lluvia, se hizo con el segundo puesto (20,14).

La lluvia también pudo afectar a las saltadores de longitud, ya que las 12 finalistas lograron su sitio sin tener la marca de calificación exigida (6,70 metros), por lo que tuvieron que ser repescadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios