Deportes

Un adiós que asusta

  • La retirada de Honda deja consternada a la Fórmula 1, que teme una escalada de deserciones financieras por la crisis

El abandono del equipo japonés Honda dejó ayer consternada a la Fórmula 1, que se vio de golpe obligada a adoptar las imprescindibles medidas para combatir los avatares de la crisis económica mundial. El fabricante nipón anunció ayer su salida de la máxima categoría del automovilismo, por lo que si no surge pronto un comprador para el equipo, que era sostenido con más de 500 millones de dólares anuales por Honda, la Fórmula 1 tendrá en 2009 únicamente nueve equipos.

"Si los equipos no se dan cuenta ahora de lo que sucede, entonces debemos abandonar toda esperanza", advirtió el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Max Mosley, que desde hace años hace presión para introducir fuertes medidas de ahorro.

El jefe de Honda, Takeo Fukui, puso punto y final en una emocional rueda de prensa al compromiso de su firma con la Fórmula 1, en la que hizo su debut en 1964 y donde tenía equipo propio desde 2006. "Fue una decisión muy difícil", dijo Fukui, que sin embargo admitió que las incierta situación de la economía mundial obligó a la empresa a eliminar los gastos en el deporte de las carreras.

Ya a principios de temporada, los japoneses retiraron su apoyo financiero al equipo Super Aguri, lo que obligó a la escudería a retirarse de la competición. El constructor nipón ni siquiera actuará en el futuro como proveedor de motores.

"Es una gran pena", dijo ayer el jefe de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, que tras los decepcionantes resultados de los últimos años, esperaba ver a los japoneses entre los cuatro primeros equipos en 2009.

El jefe del equipo, Ross Brawn, y el director ejecutivo, Nick Fry, se pusieron a trabajar febrilmente en las horas posteriores al anuncio de Honda en un paquete de rescate para la escudería con sede en la localidad inglesa de Brackley, que tuvo en 2008 como pilotos al británico Jenson Button y al brasileño Rubens Barrichello. "Será difícil, pero hay buenos motivos para la esperanza", dijo Fry a la cadena de televisión Sky. Al menos tres posibles compradores habrían mostrado interés en el equipo, que quiere estar en la salida del primer Gran Premio de la temporada, el 29 de marzo en Melbourne.

"La FOTA (Asociación de Equipos de Fórmula 1) espera que la progresiva experiencia técnica del equipo en Barckley no se pierda y pueda reanudar la competición deportiva pronto", comunicó el presidente del organismo, Luca di Montezemolo, que al mismo tiempo es el máximo responsable de Ferrari.

El jefe de la FIA, Max Mosley, aprovechó para insistir en su exigencia de introducir un motor único que reduzca los costos en la Fórmula 1. Junto a otras medidas de ahorro, escribió Mosley en una carta enviada a todos los jefes de equipo, el motor único permitiría sobre todo a las escuderías privadas "sobrevivir en el difícil clima económico actual". Tras convocar a los constructores, la FIA está en negociaciones exclusivamente con Cosworth sobre la fabricación del motor estándar. Pero los fabricantes involucrados en la Fórmula 1, como Ferrari, Mercedes y BMW, se negaron por ahora de forma vehemente a adoptar la medida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios