Deportes

Y ahora, ¿también inestabilidad en el terreno de juego?

Todo empezó por junio del año pasado. Aquel mes completo sin noticias del club, de replanteo de la entidad, no hacía más que esconder lo que tienen en la información que abre esta página. Pozzo ya no ve negocio en el Granada y está buscando al mejor postor para no irse a la francesa. Ahora, en plena temporada, en pleno mes de mercado invernal, está en boga que nunca la venta del club. No es el momento pero también es el momento.

LO ES

El italiano debe pensar que otra temporada con el equipo jugándose el pellejo no es buena para su salud y su bolsillo. Más bien para este último. La cosa es que Pozzo se quiere deshacer del Granada ahora que está en Primera División y el producto es mucho más vendible que en Segunda. Es normal que quiera dejarlo todo atado y bien atado ahora antes que en junio, cuando se sabrá el destino deportivo de los rojiblancos.

no lo es

Porque el equipo no está para tirar cohetes. 17 puntos al final de la primera vuelta son 34 a final de Liga, y aunque haya tres conjuntos que están peor que el Granada, con esa cifra no se ha salvado nadie. Así que no es el momento de añadir incertidumbre social a la deportiva. Figúrense lo que se les podría pasar por la cabeza a los cedidos por Udinese. Por ejemplo, Peñaranda y Success, con sus 18 y 19 años respectivamente. Luchar y partirse la cara por un equipo sabiendo desde hace meses que sus dueños se los van a llevar. Vale que eso es el pan nuestro de cada día con los futbolistas, pero los que vienen de la mano de Pozzo saben a qué han venido aquí, a un equipo controlado por su dueño. Si éste deja de estar en el club, ¿cómo lucharán ellos por algo en lo que no les va nada? Habría que confiar en que son profesionales.

del palco al campo

La inestabilidad institucional no es buena porque se puede trasladar al campo. Hasta ahora los problemas del equipo pasaban desde una mala planificación al discutible trabajo del entrenador. Ahora podrían también explicarse si los jugadores no ven claro su futuro. Y ya no sólo los que hay ahora, si no también a los que están por venir ahora en enero... Si es que vienen, porque a dos semanas para que se cierre el mercado invernal el Granada no ha movido ficha y con o sin Pozzo y Pina, a la plantilla le hacen falta otro central y dos centrocampistas, uno de guadaña y otro que sepa jugar delante. Los fichajes que dependen de los despachos también se notan en el campo.

sistema

A otra cosa. Tres partidos con el nuevo invento defensivo de Sandoval y los resultados son los mismos. Con cinco atrás el Granada ha encajado nueve goles en tres partidos, una media de tres por encuentro. Es muy paradójico que con tanto tío atrás siga existiendo la misma fragilidad que con cuatro zagueros. Por lo que la conclusión es la misma que hace un mes: el problema es que el equipo no sabe defender.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios