Deportes

El baloncesto, de fiesta

  • La plantilla del Covirán es homenajeada en el Ayuntamiento por su reciente ascenso a la LEB Oro

  • El presidente, Óscar Fernández-Arenas, y el entrenador, Pablo Pin, los más aclamados

Los miembros de la plantilla del Covirán, sus durectivos y técnicos fueron homenajeados en el Cosistorio de Granada en un ambiente festivo. Los miembros de la plantilla del Covirán, sus durectivos y técnicos fueron homenajeados en el Cosistorio de Granada en un ambiente festivo.

Los miembros de la plantilla del Covirán, sus durectivos y técnicos fueron homenajeados en el Cosistorio de Granada en un ambiente festivo. / reportaje gráfico: álex cámara

"Con el número tres, la experiencia: Eloy Almazán, ..., con el número siete, la garra argentina: Alejandro Bortolussi, ..., con el número once, el tirador granadino: Manu Rodríguez, ..., y con el número 26: nuestro capitán: Carlos de Cobos". Uno a uno fueron nombrados todos los componentes de la plantilla del Covirán Granada que el pasado sábado firmaron el ascenso a la LEB Oro y que ayer fueron recibidos en el Ayuntamiento de Granada por el alcalde de la ciudad, Francisco Cuenca. De todos ellos, dos nombres tuvieron eco en un abarrotado patio del consistorio. Cuando la speaker del club, Noelia Gómez, llamó a "la fortaleza nazarí, ¡Devin Wright!", todos los asistentes al unísono gritaron "¡MVP, MVP!". El otro gran protagonista, como no podía ser de otra manera fue "¡el director de la orquesta: Pablo Pin!". La ovación fue atronadora.

La fiesta que ha generado el ascenso a la LEB Oro va a ser larga. Empezó nada más acabar el partido con la histórica victoria en la cancha del Basket Navarra. La noche en Pamplona seguro que fue larga para no pocos. El domingo, el equipo fue recibido por muchos aficionados a su llegada a Granada.

Los niños de la cantera hicieron el pasillo a los jugadores a su llegada a la Plaza del Carmen

Ayer, en un tono más institucional, el Ayuntamiento de Granada se llenó de baloncesto para homenajear a los que ya forman parte de la historia del club. Muchos niños de la cantera, padres, integrantes de las peñas y aficionados en general acudieron a la cita para agradecer a los protagonistas haber hecho realidad el sueño de volver a exponer el nombre de Granada en un escaparate más de acorde con la ciudad. Sin duda, la LEB Plata ya se había quedado pequeña tras tres temporadas.

Precisamente, el alcalde de Granada mencionó el "valor de los sueños" durante su intervención, en la que hizo hincapié en que los jugadores, además de la misión que tienen de influir en los más jóvenes "en torno a los valores del deporte", no tienen que olvidar que "representan a un club, pero también llevan en el pecho el nombre de Granada". Cuenca, además, dejó un recado a los patrocinadores del club: "Lo primero es agradecer su apoyo , pero ahora tienen que seguir haciéndolo". Fue el propio regidor el que dio la palabra al presidente de la Fundación CB Granada, Óscar Fernández-Arenas, al que pidió un aplauso por ser el que "confió hace seis años en este club que comenzó de cero y ha crecido hasta la LEB Oro, lo que supone un prestigio para la ciudad".

El directivo del club rojinegro, al que algunos aficionados le cantaron que se quitara su característica gomina, fue escueto. La alegría iba por dentro y no se desbordó. Sin duda, tiempo hubo para ello en Pamplona. "Lo del Palacio de Deportes este año ha sido increíble", dijo Fernández-Arenas, quien aseguró que el principal acicate que tiene el club está en "los más de 600 niños que conforman la base y que son los que hacen que esto siga para arriba". Como no podía ser de otra manera, tuvo palabras de agradecimiento para los patrocinadores. Cuando terminó su alocución fue manteado por sus jugadores. No opuso resistencia alguna, no sin antes recibir una placa de manos de Francisco Cuenca.

Otro de los grandes protagonistas de la ceremonia consistorial fue el entrenador del equipo, Pablo Pin. Entre el público que lo aclamó estaba su padre, al que el orgullo no le cabía en su cuerpo. Y eso que su caja torácica no es pequeña. El gran Fernando Pin, toda una vida dedicada al baloncesto y padre de una saga 'baloncestera', disfrutó como el que más escuchando como su hijo recordó que el ascenso a la LEB Oro "es muy bonito, pero también fue bonito empezar en Primera Nacional y también estar ahí arropados". Es por esto que el técnico tuvo palabras de especial agradecimiento a los que "han estado en los malos momentos". El preparador granadino tampoco se libró de ser manteado por el personal a su cargo.

"¡Qué maravilla!". Con dos palabras resumió lo que estaba viviendo uno de los capitanes del Covirán Granada, Eloy Almazán. El alero del conjunto nazarí no dejó de dar las gracias a las instituciones, las empresas y a la afición, aunque en lo que hizo más hincapié es en que para él es un "orgullo participar en un ascenso con el equipo de mi ciudad". También tuvo palabras para todos sus compañeros al manifestar que "si hubiera faltado alguno no se habría conseguido esto". Y ya puestos, aprovechó el ambiente de euforia para recordar al alcalde "el frío que hemos pasado en el Palacio durante los entrenamientos". Si hubiera estado presente en el acto Sergio Valdeolmillos seguro que al técnico se le habría escapado una sarcástica sonrisa. Hay cosas que siguen igual.

"Volveremos otra vez, volveremos a ser grandes, volveremos a la ACB". Así cantaron las peñas cuando la ceremonia tocó a su fin, una ceremonia con la que se recordó que el baloncesto de Granada ha vuelto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios