Deportes

El 'chico diez' lucirá el8

  • Mensaje "Talento y sacrifico" es la receta mágica que Kaká ofreció al Real Madrid en una presentación en la que recalcó la defensa de la cultura "del esfuerzo" para conseguir títulos

Todo fue tan grande como le gusta a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid. El crack brasileño Kaká se presentó con la camiseta blanca en un acto espectacular y sin precedentes, que contó con la presencia de 40.000 personas en el Santiago Bernabéu, marcando ya, desde el inicio, un récord en los eventos de este tipo.

Muy atrás quedan los tiempos de Ramón Calderón, el anterior mandatario blanco, que en los últimos tres años apostó por un club de perfil más bajo.

Los aficionados madridistas acudieron al estadio desde una hora antes del comienzo del acto. La policía no daba crédito a la masa de seguidores que caminaba hacia el Santiago Bernabéu, una marea que recordaba a la de cualquier partido de fútbol.

El acto comenzó con proyecciones en los videomarcadores y recuerdos de la época galáctica, entre 2000 y 2006, el tiempo que duró el anterior mandato de Florentino Pérez. En las gradas podían leerse decenas de pancartas. "We belong to Kaká" (Pertenecemos a Kaká), era una de ellas. Otra, más escatológica, decía: "Con Calderón, mierda; con Florentino, Kaká".

El presidente blanco tomó la palabra entre el clamor de sus hinchas, que le dedicaron estruendosos aplausos. "Hemos hecho todo lo posible para que forme parte de nuestro proyecto uno de esos jugadores únicos y especiales. Y Kaká está ahora con nosotros", indicó. Para su alocución, Florentino Pérez recuperó una de sus palabras favoritas, "sueño", con la que suele provocar la aclamación de sus fieles. "Tenía importantísimas ofertas de otros equipos, pero quiso dejar claro que uno de sus sueños era jugar en el Santiago Bernabéu ante todos vosotros", leyó, antes de saludar a su nueva estrella con este mensaje: "Bienvenido a tu casa, bienvenido al Real Madrid".

Después entró el brasileño en escena, quien recibió su primera gran ovación en el estadio blanco. Luego saludó a Alfredo Di Stéfano, presidente de honor del club y otro de los nombres más coreados de la afición.

"Hoy es un día muy especial para mí. Estoy muy feliz en esta nueva etapa de mi carrera, en el Real Madrid", comenzó el ex del Milan, que prosiguió en un perfecto español: "Deseo escribir mi nombre en la historia de este club con muchas victorias y conquistas. ¡Hala, Madrid!". A continuación, posó con la camiseta y el número 8, casi al unísono de que comenzase a venderse esa equipación en la tienda oficial del Real Madrid, que acumuló a numerosos seguidores con el deseo de comprar la camiseta de su nuevo ídolo.

La cara de sorpresa acompañó al tímido Kaká durante todo el evento. Dio la sensación de que era el actor más incómodo dentro de la monumental superproducción diseñada por Florentino Pérez, seguida en directo por más de 40.000 hinchas que acudieron al estadio. Cuesta imaginar qué sucederá el lunes con la presentación de Cristiano Ronaldo.

Después le tocó lidiar con la prensa. "Elegí el Real Madrid porque es fascinante futbolísticamente. Cuando hablo con otros jugadores que ya han jugado aquí me dan excelentes referencias. Por eso si algún día salía del Milan, yo quería jugar en el Real Madrid", apuntó el brasileño, el vigésimo que jugará en la entidad, que añadió: "Me decidí en el momento que Florentino me explicó el proyecto. Para mí pesó bastante, porque es un presidente ganador. Será un privilegio jugar con grandes futbolistas como Cristiano Ronaldo, Raúl que ha hecho una gran historia, Guti, Casillas...".

Pero más allá de individualismos, el nuevo jugador del Real Madrid se centra en el esfuerzo colectivo. "Sólo el talento no es suficiente para hacer un equipo, pero ayuda. Si no nos sacrificamos por un mismo objetivo, no conseguiremos los éxitos", manifestó el atacante, que se alineaba así con Vicente del Bosque, seleccionador español, quien se refirió al Real Madrid diciendo que "los grandes clubes no se hacen únicamente de grandes fichajes". A Valdano no le quedaba otra que poner cara de póquer.

Kaká es el primero de una larga lista de lujosas contrataciones. El lunes se espera a Cristiano Ronaldo. "No habrá rivalidad entre nosotros. Somos compatibles en el campo y fuera del césped no habrá celos ni vanidad", indicó Kaká, para acabar refiriéndose al gran rival deportivo: "Creo que el Real Madrid podrá plantar cara al Barcelona con este proyecto. Seguro que podrá ser protagonista tanto en España como en Europa", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios