Ciclismo MTB | David Valero David Valero: “Echo en falta entrenar en la montaña y disfrutar de mi sierra”

  • El ciclista bastetano reconoce que "el rodillo es lo que más odiamos los ciclistas porque realmente lo que nos gusta es disfrutar del paisaje”

David Valero ha visto como la temporada ha cambiado por completo debido al coronavirus. David Valero ha visto como la temporada ha cambiado por completo debido al coronavirus.

David Valero ha visto como la temporada ha cambiado por completo debido al coronavirus. / Granada Hoy

El amante del mountain bike busca el contacto con la naturaleza y la montaña mientras hace deporte. Pero cuando uno está entre los mejores especialistas del mundo, no poder salir a entrenar diariamente se hace mucho más duro. Algo similar siente el ciclista granadino David Valero, que está aprendiendo en este confinamiento debido al coronavirus a “ser padre” pues su calendario de competiciones la ha impedido últimamente el poder disfrutar como quisiera de su hijo de dos años.

El bastetano reconoce que “se hace duro estar en casa todos los días sobre todo porque, en mi caso, viajo mucho, entreno fuera y de repente todo eso queda en nada y hay que prepararse sin salir a la montaña”. Pero con el paso de los días se ha ido acostumbrando y, en broma, señala que “ahora lo peor será cuando tenga que volver a la dinámica de viajar constantemente”.

Los Juegos

El objetivo de Valero esta temporada estaba claro: tratar de clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio y, de hecho, el calendario de la Unión Ciclista Internacional (UCI) estaba condicionado a ello. Pero la crisis sanitaria y el aplazamiento de la cita japonesa hará que esta campaña sea “algo más tranquila”, resalta. La clasificación se decidía en el Campeonato de Europa, que ha sido suspendido, y en la primera Copa del Mundo que se debía de haber celebrado en la República Checa y que se ha aplazado. También se iba a disputar el Mundial de Maratón, disciplina en la que debutó el año pasado y que “se me dio bastante bien”.

"Tengo ganas de poder salir y realizar un entrenamiento con normalidad, que es lo que hacía diariamente antes del confinamiento"

El parón ha llegado “justo al inicio de la temporada, cuando estaba arrancando y alcanzando un buen estado de forma para mayo, que es cuando tenía las citas más importantes” apunta, por lo que al no tener objetivos deportivos ahora mismo al haberse cancelado todas las competiciones, “me lo tomo con más tranquilidad y eso hace que sean más amenos estos días”, matiza el biker granadino del MMR.

Sin relajarse

El hecho de que no sepa cuando podrá volver a competir le genera incertidumbre aunque espera que “para el mes de julio pueda celebrarse algo, aunque no sabemos nada de la UCI, que únicamente se ha pronunciado sobre el Tour de Francia, la Vuelta a España y el Giro de Italia. A partir de ahí, se irá conociendo más información para el resto de disciplinas”. Es por ello por lo que no quiere “relajarse pero tampoco puedo hacer nada, salvo tratar de seguir manteniendo la forma lo que pueda dentro de las limitaciones”.

El ciclista bastetano entrena en casa con el objetivo de no perder la forma. El ciclista bastetano entrena en casa con el objetivo de no perder la forma.

El ciclista bastetano entrena en casa con el objetivo de no perder la forma. / Granada Hoy

Para ello, se entrena en casa porque, aunque manifiesta que “no es lo más idóneo”, al menos le sirve para “darle a los pedales, estar activos y tratar de mantener un poco la forma. No es un trabajo específico como el que requiere el mountain bike ni de calidad, pero al final se trata de que pasen los días rápidos y perder la menor condición física posible”.

Rutina

En su rutina diaria suele hacer doble sesiones, una primera en ayunas y otra por la tarde. De vez en cuando “suelo hacer entrenamientos en directo con mis seguidores de Instagram, que a la vez que entrenan me van haciendo preguntas que respondo, además de tratar de resolver sus dudas. Es una manera de cooperar dentro de lo posible para que el día a día se haga mucho más ameno para los amantes del mountain bike”. Se trata de un programa que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Baza y que le sirve para estar en contacto con sus fieles.

Sin embargo, no todo es bicicleta pues otros días realiza entrenamientos de musculación y mantenimiento de fuerza que alterna con el rodillo, descansando un día a la semana. Y es que, como resalta, “la cuestión es estar más o menos entretenido”. Pero eso no quita para que eche de menos la montaña. “El rodillo es lo que más odiamos los ciclistas porque realmente lo que nos gusta es disfrutar del paisaje, del entorno y más en esta época después del invierno. Tengo ganas de poder salir, disfrutar de mi sierra y realizar un entrenamiento con normalidad, que es lo que hacía diariamente antes del confinamiento”, declara uno de los grandes dominadores del mountain bike español en los últimos años.

"Cuando uno viaja tanto como yo, está muy expuesto a cualquier tipo de enfermedad y problema de salud"

No obstante, lo que peor lleva es la alimentación. Sobre todo porque el gasto calórico que realiza actualmente no es el habitual en él, de ahí que se vea obligado a “hacer un esfuerzo a la hora de comer, llevarlo todo mucho más medido para intentar no coger peso estos días pero tampoco puedo dejar de alimentarme por lo que hay que medir todo muy bien”.

Expuesto

Por último, el bastetano tiene claro que “siempre he pensado que el ser humano es muy débil, sobre todo por las lesiones que he tenido y en esta situación se aprende a ser lo más solidario posible. Cuando uno viaja tanto como yo, está muy expuesto a cualquier tipo de enfermedad y problema de salud”, por lo que cree que la actual situación “nos va a enseñar mucho para protegernos en el futuro”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios