LEB Oro | A aro pasado

Toda la afición del Covirán ya es de Almansa

  • El conjunto de Pablo Pin espera que pase el cuadro manchego para acceder a la segunda fase de la temporada con un balance de cinco victorias y tres derrotas

  • Si se clasifica Lleida, las cifras se invertirían

Con esta canasta Castelló logró el triunfo en el Palacio de Deportes.

Con esta canasta Castelló logró el triunfo en el Palacio de Deportes. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Caer derrotado de la forma que se hizo ante el TAU Castelló dolió y mucho. Ya no sólo por cómo sucedió cuando se tenía la victoria en la mano a falta de segundo y medio, sino porque no es lo mismo pasar a la siguiente fase con una victoria más que con una menos. Una acción de la que se debe aprender para el futuro y que dejó helados ya no sólo a los jugadores de Pablo Pin, sino a los 500 aficionados que pudieron acudir al Palacio de Deportes a presenciar el encuentro.

Terminada la primera fase, toca descansar para afrontar la segunda parte de la temporada en la que la emoción está asegurada. El sistema de competición hace que se cuenten las victorias y las derrotas con los cuatro equipos clasificados, pero aún no se sabe con cuantos triunfos cuentan los de Pablo Pin en el arranque de la nueva parte del curso. Y es así porque cuatro equipos ya tienen el pase (Castelló, Palma, Alicante y el Covirán) pero el quinto estará entre Almansa y Lleida. Los catalanes tienen tres encuentros pendientes y de sacarlos adelante se meterían. Eso provocaría un perjuicio para los rojinegros. Con Almansa clasificado, el balance de victorias-derrotas sería de 5-3. Sin embargo, al perder las dos citas con Lleida, cambiaría todo y se invertiría (3-5).

La prórroga

El cansancio pasó factura pero los cinco minutos extra que jugaron los de Pin no fueron precisamente los mejores de la temporada. Muy precipitados y sin una buena selección de tiro, el escaso acierto de los castellonenses permitió llegar vivo al final. Se siguió insistiendo en los lanzamientos de tres pese a no tener el día desde más allá de 6,75 (7 de 29), pero se tuvo la fortuna de anotar dos triples. Las pérdidas y la tensión se notó por lo mucho que había en juego, de ahí las caras al final del encuentro.

La afición no pudo disfrutar de una victoria de su equipo en el Palacio de Deportes. La afición no pudo disfrutar de una victoria de su equipo en el Palacio de Deportes.

La afición no pudo disfrutar de una victoria de su equipo en el Palacio de Deportes. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Lleva poco tiempo en la entidad rojinegra pero se le ve más que adaptado. Edu Gatell puede ser una pieza importante en lo que resta de temporada. Quizá no sea el jugador más determinante que ha pisado Granada pero su intensidad, compromiso defensivo y experiencia pueden ayudar mucho en la parte más decisiva. Aunque se le ve falto de ritmo e incluso en un momento tuvo que pedir el cambio, en los minutos que estuvo en pista ante Castelló subió el nivel atrás. Destacó sobre todo en la primera mitad, capturando cinco rebotes, recuperando tres balones y recibiendo otras tantas faltas ganándose el aplauso de una grada que quedó muy satisfecha con su entrega.

La afición

Ya había ganas de volver a ver las gradas del Palacio de Deportes con espectadores. Fueron tan sólo 500 pero los jugadores de Pin comprobaron el cariño de los más fieles sobre todo cuando el resultado no era favorable. En especial, hubo un momento en el que tras errar varios lanzamientos de tres, lejos de reprochárselo, la afición granadina aplaudió a la plantilla de Pin en un bonito gesto. El baloncesto, y el resto de deportes sin público no es lo mismo. Y el domingo se pudo comprobar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios