Deportes

El día en que el VAR es para todos

  • El sistema de videoarbitraje rompe en polémica nacional al incidir en los resultados de los grandes

  • El codazo de Lenglet y el gol de Asensio encienden un debate hasta ahora sordo

El día en que el VAR es para todos El día en que el VAR es para todos

El día en que el VAR es para todos

El VAR hasta ahora no era más que un adorno. Pasó a ser algo más que una de esas novedades a las que todos las temporadas tenemos que acostumbrarnos -como en su día pudo ser el spray para marcar las distancias de las barreras- la noche que a Cristiano lo expulsaron en Europa de un partido con la Juve por no hacer nada. Ahora, cuando ya le han tocado la fibra a los de siempre, a Barcelona y a Real Madrid, el sistema de videoarbitraje se convierte en un asunto de Estado, mientras en las cuatro jornadas anteriores ya se habían producido jugadas que habían dejado al aire las muchas lagunas que encierra pero que, al haber sido otros equipos los perjudicados, no tuvieron la dimensión mediática que esta quinta jornada deja para el debate.

La polémica por el codazo de Lenglet a Pere Pons, sancionado con tarjeta roja en el Barcelona-Girona tras ver Gil Manzano la jugada repetida, despierta en La Liga la fiebre por discutir todo lo discutible la actuación del VAR, que también intervino decisivamente en el triunfo del Real Madrid sobre el Espanyol. En dicho encuentro, Mateu Lahoz anuló a Asensio por fuera de juego un gol que luego daría por válido el sistema de tutela audiovisual. Ese tanto acabaría decidiendo el duelo y dándole los tres puntos al Madrid, surgiendo la polémica de cuándo decide actuar el VAR y cuándo no.

Evidentemente, en cuatro jornadas disputadas (40 partidos videoarbitrados), se han producido ya bastantes jugadas susceptibles y no susceptibles de ser revisadas por los árbitros asistentes, viéndose claramente que en algunas los errores han sido clamorosos o al menos visualmente llamativos.

Por eso sorprende que sea ahora, justo cuando uno de los dos grandes se siente perjudicado y precisamente en la misma jornada el otro recibe una ayudita de este sistema, cuando el VAR preside la polémica. En una jugada calcada a la del gol de Asensio, el Sevilla se quejó hace una semana del anulado a Ben Yedder, que el VAR revisó y que no concedió a pesar de que las imágenes parecían bastante nítidas y habilitaban al jugador francés. Incluso un arquitecto desmontó el sistema que utiliza con un programa de 3D que demostraba que el jugador del Sevilla estaba con 11 centímetros de margen en posición legal. Además, avisó de que el VAR tomaba como referencia la mano del atacante en vez de la cadera o los pies como parte del cuerpo más adelantada cuando es una incongruencia por ser antirreglamentario tocar el balón con las manos.

En la misma jornada de este fin de semana, el Celta-Valladolid (3-3), dejó tres jugadas polémicas a juicio de los pucelanos, como unas posibles manos de Maxi Gómez en el primer gol vigués que subió al marcador y un posible agarrón a Kiko Olivas en el área rival.

Como llamativa fue la expulsión de Roque Mesa en el derbi sevillano en una acción con Pau López que después el Comité de Competición dejó sin efecto, dejando en el aire además si fue el meta bético el que cometió penalti (en la resolución señaló que "se le echa encima").

El VAR ha llegado a nuestras vidas y no queda otra que aclimatarse, pero sería bueno pensar que es un sistema que va a afectar a todos... se entiende que por igual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios