fútbol liga santander

Un duelo en toda la cumbre

  • El Sevilla, líder de la competición, visita a un Barcelona achuchado por los últimos resultados

  • "El Camp Nou no es imbatible", dice Pablo Machín

Pablo Machín, con Andre Silva en primer plano. Pablo Machín, con Andre Silva en primer plano.

Pablo Machín, con Andre Silva en primer plano. / víctor rodríguez

Después de dos semanas sin competición, Barcelona y Sevilla chocarán hoy en el Camp Nou en un duelo que dirimirá algo más que quién se queda con el liderato.

La ostenta ahora el equipo andaluz con 16 puntos y uno de ventaja sobre los azulgrana, que la cedieron tras acumular cuatro tropiezos consecutivos en el campeonato doméstico.

Tres empates y una derrota frente al modesto Leganés pesan sobre el conjunto de un Ernesto Valverde cuestionado como nunca lo había estado desde que asumió el mando de los catalanes la temporada pasada.

Entonces, las dudas generadas por el juego quedaron solapadas por dos títulos: la Liga y la Copa del Rey. Pero han rebrotado con el inicio de la nueva campaña y se han acentuado con los malos resultados que, para fortuna de Valverde, desaprovechó el Madrid.

A poco más de una semana para que ambos equipos choquen en el clásico de la Liga, la titubeante trayectoria de los blancos minimiza la crisis del vigente campeón español. Pero no esconde sus males. A los problemas en el mediocampo tras la marcha de Iniesta, el Barcelona ha sumado una debilidad defensiva que le costó cara: nueve puntos cedidos en apenas dos semanas.

Los nueve goles recibidos en las ocho jornadas de la Liga disputadas hasta ahora constituyen una cifra inédita para un equipo que, la pasada campaña, aguantó 19 jornadas con ese mismo número.

El dato preocupa a Valverde, que tampoco cuenta con el viento a favor. Las lesiones de Umtiti y Vermaelen en la última parada para las selecciones dejaron al técnico azulgrana con apenas dos centrales del primer equipo: el criticado Piqué y el recién llegado Lenglet.

Con el filial como recurso que aún no utilizó, y Busquets y Arturo Vidal como alternativas si abandonan su puesto, ambos apuntan a titulares frente a un Sevilla que si algo hizo en las últimas semanas fue golear: ocho tantos en las últimas tres jornadas.

Superada su caída en la Supercopa de España ante el Barcelona y su dubitativo inicio de Liga, el equipo de Pablo Machín remontó el vuelo con tres victorias consecutivas que lo convirtieron en líder. "Aunque sepamos que el Barcelona en su casa suele ser un equipo ganador, nosotros no vamos a ir a pasar la tarde-noche. Vamos a ir a por la victoria porque si no vamos a salir con la cabeza gacha", advirtió ayer Machín.

Además de frente al Sevilla, los azulgrana tendrán la oportunidad de demostrar su fortaleza en el Camp Nou ante el Inter de Milán, el próximo miércoles en la Liga de Campeones, y el domingo 28 de octubre frente al Real Madrid.

"El Barça va a tener una motivación extra porque se mide al primero. Nosotros estamos en un buen momento y, aunque tras el parón suele haber dudas, se ha demostrado que el Camp Nou no es un estadio imbatible", continuó el entrenador del Sevilla, que para el choque estrella de la novena fecha perdió a Escudero "por un proceso vírico", pero recuperó a Mercado.

"Desde luego son tres partidos importantes. Primero, porque jugamos contra el Sevilla, que es el líder y es la primera vez desde que llegué que no estamos en cabeza de la clasificación. Es un momento diferente", convino ayer Valverde. "Luego viene el Inter, con el que nos jugaremos el liderato del grupo y luego el clásico, que ya sabemos qué significa. Es una semana bonita, intensa y tengo ganas de afrontarla", continuó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios