Deportes

Con escaso margen para el error

  • Los de Lucas Alcaraz han visto reducida la diferencia que mantenían con los puestos de descenso tras tres derrotas seguidas Los rojiblancos siguen dependiendo de sí mismos

Afirma Javier Aguilera, en la parte meridional de esta página, que ha llegado el momento de la verdad. Cierto es que nos esperan muchas horas en las que el Granada afrontará el tramo final de la Liga con la presión de tener que certificar, un año más, la permanencia en Primera División con poco margen para el error. El cupo ya está prácticamente cubierto, sobre todo tras la derrota de hace algo más de una semana en Los Cármenes ante el Levante. El equipo de Lucas Alcaraz ha visto como la estimable ventaja que hace unas jornadas tenía con los puestos de descenso se ha quedado reducida considerablemente. Los rojiblancos llevan tres derrotas consecutivas y, si uno atiende a la lógica, puede sumar otras dos más, pues este sábado recibe a un Barcelona que se juega la Liga y la siguiente jornada visita a un Sevilla que está en un gran estado de forma. Pero en el fútbol no hay nada que esté predeterminado de antemano. ¿Por qué no puede ocurrir lo que todos queremos?

números

Faltan seis jornadas y las calculadoras funcionan a todo gas. Sobre el papel, la salvación está a seis puntos, a dos partidos ganados. Entre lo que resta hay encuentros que, sobre el papel, se pueden -se deben- saldar con triunfos: los que el Granada dipute como local ante el Rayo Vallecano y el Almería. Sin duda serán dos finales porque los dos conjuntos, sobre todo el andaluz, se están jugando la permanencia. Los rojiblancos, en lo que va de 2014 han perdido algunas ocasiones en casa (Celta, Osasuna y Levante) para haber afrontado lo que queda de competición con más tranquilidad. También, la última jornada contempla una visita a Valladolid que, sería conveniente, afrontar como si de una excursión se tratase.

realismo

La situación es delicada, pero no del todo alarmante. El Granada aún mantiene una pequeña renta que deberá administrar. Arañar algún punto en las dos próximas jornadas permitirá un ligero respiro de cara a los últimos cuatro partidos. Pero, en el peor de los casos, los rojiblancos seguirán dependiendo de sí mismos. Otros equipos están peor. Y en este caso, mal de muchos... es consuelo para los que se quedarán en Primera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios