Girona-Covirán Granada | La crónica El Covirán Granada no ha regresado en forma

  • El conjunto de Pablo Pin cae en Girona en un duelo marcado por la lesión de Bamba Fall en el segundo cuarto

  • Los rojinegros suman su segunda derrota consecutiva en apenas seis días

Luís Costa no estuvo tan fino como en otras citas. Luís Costa no estuvo tan fino como en otras citas.

Luís Costa no estuvo tan fino como en otras citas. / Sergi Geronés

Competir en la LEB Oro con una plantilla corta tiene el riesgo, en caso de que varios jugadores sufran lesiones o que alguna pieza baje su estado de forma, de tener que estar al 100% el resto del plantel para no perder partidos. Sin embargo, lo normal es caer derrotado ante esas circunstancias y eso fue lo que le ocurrió al Covirán en Girona. Los de Pablo Pin perdieron su quinto encuentro de la temporada mermados por la ausencia de Bortolussi, la lesión de Bamba Fall y el bajo rendimiento de Thomas Bropleh. Casi un tercio del potencial de un equipo que no puede relajarse en exceso para meter la cabeza entre los cinco primeros clasificados.

El choque estuvo igualado los tres primeros cuartos pero fue en el último en el que los de Carles Marco sacaron todo su potencial ante el bajón de los rojinegros dada su escasa rotación. No obstante, casi siempre fueron los gerundenses los que mandaron en el marcador. Y así fue desde el primer cuarto, en el que la alegría ofensiva de ambos conjuntos anuló los sistemas defensivos. Veintidós puntos anotaron tanto Girona como Covirán, mezclando los catalanes su acciones ofensivas ante el cuadro de Pin, que apenas utilizó una de sus mejores armas como es el lanzamiento desde más allá de 6,75.

Duelo en la zona

El duelo Rozitis-Fall en la pintura comenzó a librarse pero fue por medio de Busquets como los de Marco comenzaron a obtener ventajas, hasta que el técnico nazarí paró el choque a dos minutos del final del primer acto para ajustar atrás. Ello permitió endosarle a su rival un parcial de 1-7, con triple incluido sobre la bocina de Christian Díaz, que consiguió igualar la contienda a 22.

Los de Pin acusaron la falta de rotación interior tras la lesión de Fall al final del segundo cuarto

Arrancó el Covirán el segundo cuarto con una zona 2-3 que le permitió ponerse por delante gracias a su tercer triple, pero un 6-0 permitió al club presidido por Marc Gasol volver a dominar. Sin embargo, el punto de inflexión del duelo llegó a tres minutos del descanso. Bamba Fall taponó una entrada a canasta de Busquets pero en la caída tras su potente saltó pisó al talentoso alero catalán, torciéndose el tobillo. Ahí se acabó la participación del senegalés y gran parte de las opciones de triunfo de los nazaríes. Su ausencia la aprovechó Rozitis para hacerse el amo de la pintura y llevar a su equipo al receso tres puntos arriba.

Fall intenta anotar ante Rozitis antes de su lesión de tobillo. Fall intenta anotar ante Rozitis antes de su lesión de tobillo.

Fall intenta anotar ante Rozitis antes de su lesión de tobillo. / Sergi Geronés

Tocaba dar un paso adelante ante la escasez de efectivos por dentro. Murphy e Iriarte trataron de hacer olvidar a su compañero lesionado pero no tienen el peso en la zona que Fall. Pese a ello, Manu Rodríguez asumió la responsabilidad en ataque y metió al Covirán en el partido ante el horrendo encuentro de su compañero de perímetro Thomas Bropleh, desaparecido por completo y que tan sólo anotó una canasta de cuatro intentos. Rozitis y Busquets siguieron a lo suyo y con un triple de Logan, los locales alcanzaron la máxima ventaja, nueve arriba, que quedó reducida a seis de cara a los últimos diez minutos (60-54).

Reacción incompleta

Y lo cierto es que llegó la reacción granadina gracias a una mayor intensidad defensiva que permitió ponerse a tan sólo un punto de diferencia (62-61). Sin embargo, cuando había que mantener la calma y tomar buenas decisiones en ataque, se hizo todo lo contrario. Girona se atascó en cancha delantera y ello no fue aprovechado por los de Pin, que pudieron voltear el resultado pero al que su escaso acierto les hizo que perder toda opción de ganar. Un parcial de 9-0 a 3:35 del final terminó por dejar sentenciado un choque que terminó con una renta excesiva para lo visto sobre la pista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios