Deportes

Un gran paso de Oro

  • El conjunto de Pablo Pin se impone con merecimiento al líder al que le gana el 'average' particular y se sitúa como primer clasificado en solitario

  • Todos los jugadores aportan

Placide Nakidjim frena la penetración de Alejandro Bortolussi con su único tapón del partido. Placide Nakidjim frena la penetración de Alejandro Bortolussi con su único tapón del partido.

Placide Nakidjim frena la penetración de Alejandro Bortolussi con su único tapón del partido. / reportaje gráfico: álex cámara

Era un duelo clave y se venció con solvencia. El Covirán vuelve a mirar a sus rivales desde lo más alto de la tabla clasificatoria, en solitario y además lo hace con todo merecimiento tras imponerse al, hasta ayer, líder La Roda gracias a una intensidad propia de otra categoría. Y todo ello, pese a una más que discutida actuación arbitral que hizo que los visitantes acudieran a la línea de tiros libres en 33 ocasiones por tan sólo 10 de los locales. Se ganó el average particular por lo que la tarde no pudo ser más completa.

Corriendo y con muy buena circulación de balón, los de Pablo Pin trataron de sorprender a su rival en los primeros diez minutos. Un triple de De Cobos abrió el marcador olvidando así la mala racha en casa desde el exterior de las últimas jornadas. Con Iriarte ofreciendo un buen nivel defensivo y Nguirane tratando de sacar de la zona a Placide Nakidjim, el objetivo era evitar que los manchegos pudieran surtir de balones al del Chad, decisivo en la final de Copa. En cancha delantera, la idea era el contraataque como primera opción, imponiendo un alto ritmo de partido.

Pero fue mediante un parcial de 7-0, con un nuevo triple de Carlinhos, como el Covirán se comenzó a distanciar en el marcador doblando a su rival (12-6), lo que provocó que Álex González solicitara tiempo muerto a 4:16. A la salida del mismo, DeAngelo Hailey anotó de tres pero la intensidad defensiva de los locales y su variedad en ataque les permitió dominar el electrónico pese a alguna que otra decisión arbitral, técnica incluida, que comenzó a calentar el ambiente del Palacio de Deportes. El nivel de contacto atrás de los de Pin era muy alto y fruto de ello provocaron tiros precipitados en La Roda, agotando posesiones pero sin acierto, lo que permitió a los rojinegros lograr su máxima renta al término del primer parcial, un 17-9 que reflejaba el trabajo defensivo de los granadinos. Se anuló a Nakidjim, MVP de la última jornada. Y eso ya era muy buena noticia.

Con un mate tras contraataque de Bortolussi arrancó el segundo cuarto, donde los árbitros miraron con lupa los bloqueos directos en la cabecera para Carlinhos. La fluidez en ataque siguió siendo la misma, y gracias al dominio del rebote una vez más, se llegó a alcanzar los 16 puntos de renta tras un parcial de 10-2 en tres minutos y medio que provocó que el técnico visitante se viera obligado a parar el choque. Pero el Covirán estaba enchufado y todos anotaban. Devin, Corts, 'Borto'…y cuando eso pasa los rojinegros son casi imparables.

De hecho, a cinco minutos del descanso, habían encestado nueve jugadores locales por cuatro de La Roda, lo que demuestra el nivel de acierto que tenían los de Pin que anotaron 30 puntos en este periodo. El técnico llegó a jugar con dos bases en pista más Alo Marín. Un small ball con Ferrán de cinco y Borto de cuatro abierto. El ala-pívot argentino, con 14 puntos en este cuarto los mismos con los que concluyó el partido, lideró a su equipo que se fue a los vestuarios con 18 puntos de diferencia. Y es que ayer sí entraron los triples. Por su parte, La Roda, a base de tiros libros, trató de impedir que el choque quedara sentenciado antes del descanso. Únicamente Hailey vio el aro con facilidad, llegando a tener cuatro jugadores con puntuación negativa, entre ellos Placide Nakidjim.

El objetivo no era otro tras el paso por vestuarios que mantener el nivel de concentración, aspecto tan solicitado por el técnico granadino. Mucho más trabado arrancó el tercer periodo, que estuvo marcado por la descalificación por cometer dos faltas antideportivas de David Iriarte a los tres minutos. Esa acción encendió a la grada ante el distinto rasero a la hora de señalar faltas. Poco a poco, La Roda se fue acercando en el electrónico, llegando estar doce abajo pero De Cobos y Devin no estaban por la labor de facilitarle el trabajo al rival. Una técnica a De Cobos encendió de nuevo al Palacio, lo que provocó que Pin reuniera a sus jugadores para sosegar a sus jugadores que, no obstante, aumentaron un punto la diferencia en el electrónico en unos diez minutos muy diferentes a los 20 primeros. Había mucho en juego, nada menos que la primera plaza y el liderato en solitario.

Quedaban 10 minutos y la renta era de 19 puntos (66-47). Cada balón se peleaba como si fuera el último pero eso sí, el acierto en ataque bajó muchos enteros sobre todo por la poca continuidad ante tanta falta personal. En más de tres minutos tan sólo Blázquez anotó por parte de los dos equipos. Pin no quería ni la más mínima relajación y solicitó tiempo muerto para realizar unos ajustes y recordar a sus jugadores que el average particular también era importante. Pero el dominio del rebote ofensivo le dio al Covirán segundas y hasta terceras opciones y así todo fue más fácil. Con la máxima diferencia, 21 puntos (71-50) a poco más de cinco minutos para el final del choque, el regreso al liderato estaba más cerca y más tras la inspiración en ataque de Carlinhos, que dio un recital.

Con 19 arriba, la 'ola' volvió al Palacio a tres minutos del final y el Covirán a la primera plaza. Tres minutos que sobraron y en los que los de Pin saborearon que ya tienen en su poder lo que tanto deseaban. Quedan ocho jornadas y el objetivo está más cerca. Se dio un gran paso hacia la LEB Oro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios