Covirán Granada | A aro pasado

Para estar orgullosos

  • El Covirán Granada demuestra con su gran victoria ante el Bilbao Basket que puede aspirar a todo

Los jugadores del Covirán festejan el triunfo ante los de Álex Mumbrú Los jugadores del Covirán festejan el triunfo ante los de Álex Mumbrú

Los jugadores del Covirán festejan el triunfo ante los de Álex Mumbrú / Álex Cámara (Granada)

Es tanta la igualdad que hay en la zona alta de la clasificación de la LEB Oro que si el Covirán Granada hubiera perdido ante el todopoderoso Bilbao Basket hubiera salido de la zona de play off.

En cambio, el triunfo ha dejado a los nazaries en la quinta posición, aunque empatado a victorias con tres equipos y con sólo una de ventaja sobre otros dos. De forma increíble, las 19 que llevan los de Pablo Pin no sirven para sellar el pasaporte a las eliminatorias por el ascenso.

Todo se andará, porque este equipo ha hecho méritos más que suficientes.

Partidazo

Una pena que el encuentro ante el Bilbao despertara poca expectación entre la buena afición al baloncesto que hay en Granada. Al Palacio de Deportes fueron menos de los que dijo el club, pero lo que asistieron tuvieron la oportunidad de presenciar un gran enfrentamiento.

Fue un choque emocionante por su igualdad desde el minuto uno hasta el último segundo. Ninguno de los dos equipos pudo coger una renta superior a los seis puntos. Granadinos y bilbaínos ofrecieron un espectáculo completo, tanto en lo táctico como en físico.

La dureza fue la tónica en el encuentro ante los vascos La dureza fue la tónica en el encuentro ante los vascos

La dureza fue la tónica en el encuentro ante los vascos / Álex Cámara (Granada)

Tal como ocurrió a orillas del Nervión en la primera vuelta, Álex Mumbrú propuso un combate en toda regla, pero se encontró con unos jugadores, los del Covirán, que se mantuvo firme y que en ningún momento rehuyó la pelea.

Guille Rubio, uno de los pilares del equipo Guille Rubio, uno de los pilares del equipo

Guille Rubio, uno de los pilares del equipo / Álex Cámara (Granada)

Así se llegó a un final de partido en el que pudo ganar cualquiera y que cayó del lado local porque los de Pin habían hecho un gran trabajo durante 40 minutos para llegar al último con opciones. Esta vez tuvieron un premio merecido.

Dos partidos dos

Quedan un par de encuentros –en Cáceres y ante el Palencia en el Palacio– para cerrar lo que ya ha sido una gran temporada para un Covirán que la va a cerrar muy por encima de lo que se esperaba de él el pasado mes de septiembre.

El equipo ha dado motivos más que suficientes para el optimismo, así que en Granada va a haber más baloncesto más allá del 3 de mayo, día en el que se jugará la última jornada de la liga regular. Es para estar orgullosos de este equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios