fútbol liga de campeones

La primera defensa sin Zidane

  • El Real Madrid arranca contra la Roma en su lucha por revalidar por cuarta vez el título de la Champions

  • La importancia de las ausencias del técnico y de Cristiano, principal enigma

Modric, Casemiro, Bale y Varane se ejercita en Valdebebas con los balones de la Liga de Campeones. Modric, Casemiro, Bale y Varane se ejercita en Valdebebas con los balones de la Liga de Campeones.

Modric, Casemiro, Bale y Varane se ejercita en Valdebebas con los balones de la Liga de Campeones. / ballesteros / efe

El Real Madrid abrirá hoy ante la Roma la defensa de su corona continental con el deseo de ampliar su leyenda después de ganar tres Ligas de Campeones consecutivas y cuatro de las últimas cinco. El equipo blanco hizo historia, pero ya no está un talismán como Zinedine Zidane en el banquillo ni una superestrella del tamaño de Cristiano Ronaldo. Toca reinventarse de la mano de Julen Lopetegui, quien trabaja por formar un proyecto donde prime el colectivo por encima de las individualidades.

De momento, perdió la Supercopa de Europa ante el Atlético de Madrid y el sábado empató 1-1 ante el Athletic, si bien es cierto que la imagen ofrecida está gustando a una hinchada que vuelve a tener la Liga de Campeones como su gran referencia.

La gran duda vuelve a ser si Keylor Navas será titular en Europa o Courtois se mantiene

La Roma será su primer rival en el Santiago Bernabéu, un equipo que la pasada temporada dio la sorpresa al llegar a las semifinales tras tumbar al Barcelona en una eliminatoria de cuartos increíble, en la que remontó un 4-1 en contra. El conjunto italiano también afronta una etapa de reconversión. Llegaron nada menos que 12 jugadores -Olsen, Mirante, Fuzato, Santon, Marcano, Bianda, Pastore, Cristante, Coric, Zaniolo, Kluivert y N'Zonzi-, aunque también se fueron piezas tan fundamentales como Alisson, Nainggolan y Strootman, a quienes la hinchada romana añora.

Teóricamente, Real Madrid y Roma deberían jugarse el liderato dentro de un Grupo G que también cuenta con CSKA Moscú y Viktoria Plzen, clubes inferiores a españoles e italianos. Por eso, el cruce directo del Bernabéu puede marcar el desarrollo futuro del cuadro.

Lopetegui cuenta con todo su plantel a disposición y la gran duda es ver quién se queda fuera en el centro del campo. Casemiro e Isco no fueron titulares ante el Athletic y podrían entrar de inicio ante la Roma. Si así sucede, el técnico blanco debería hacer un descarte del grupo de jugadores formado por Kroos, Modric, Marco Asensio, Bale y Benzema. Una decisión nada sencilla.

La Roma es un equipo "de autores": Monchi, un clásico del fútbol español que brilló como director deportivo en el Sevilla, es el ideólogo en los despachos y Eusebio di Francesco es el estratega en el banquillo, un entrenador que salió claramente reforzado con el éxito de la pasada temporada en la Liga de Campeones, si bien le está costando encajar las piezas en el inicio de la nueva campaña.

Su ataque infunde respeto con Dzeko, Perotti, Ünder, Pastore o el vertigionoso y joven extremo Justin Kluivert, hijo del ex delantero Patrick Kluivert. Además, Di Francesco es un técnico que se caracteriza por adoptar decisiones tácticas muy interesantes.

El Santiago Bernabéu se llenará en el debut del campeón en su competición favorita y bajo la promesa de asistir a un gran espectáculo entre dos conjuntos que la pasada temporada estuvieron entre lo mejor del torneo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios