real murcia | recreativo granada

Una reacción a lo grande

  • El filial pone fin a su peor racha de la temporada con un gran triunfo ante un cuadro pimentonero que no conocía la derrota esta campaña

Una acción del encuentro disputado ayer en la Nueva Condomina entre Real Murcia y Recreativo. Una acción del encuentro disputado ayer en la Nueva Condomina entre Real Murcia y Recreativo.

Una acción del encuentro disputado ayer en la Nueva Condomina entre Real Murcia y Recreativo. / real murcia

Parecía el escenario menos propicio para revertir su peor momento de la temporada, pero no fue así. El Recreativo demostró ayer en la Nueva Condomina que se le dan bien los escenarios importantes. Ganó en la primera jornada en el campo del Cartagena y ayer fue capaz de hacer lo propio ante un Real Murcia que permanecía invicto en Liga esta campaña.

Los de Pedro Morilla se impusieron por 0-1 para poner fin a su peor racha de resultados de la temporada, ya que llevaba cuatro jornadas sin ganar y había perdido sus dos últimos encuentros. El gol de falta directa de Andrés García al inicio del segundo tiempo permitió la machada.

Andrés García marcó de falta directa, en el segundo tiempo, el único gol del partido

El Recreativo se aprovechó de un Real Murcia inmerso en todo tipo de problemas. Los granas llevan sin cobrar desde julio, la empresa que cuida el césped ha desaparecido y algunos jugadores se plantean no seguir. El filial supo lo que tenía que hacer para llevarse un encuentro en el que nunca se vio agobiado.

El conjunto nazari jugó simple, buscó su gol, lo consiguió y ganó en un terreno de juego donde los granas eran imbatibles hasta ayer. Estuvo bien en todas las facetas el equipo andaluz, pero sobre todo fue un baño táctico de Pedro Morilla, que afianza a los granadinos mientras los granas pierden comba.

El Recreativo Granada entró en el partido con buen pie. Nacho Buil se fue en velocidad de Maestre y de Charlie Dean y disparó con intención buscando la escuadra izquierda de la portería grana, pero el balón fue cogiendo altura saliendo al final fuera. Fue un primer aviso de los discípulos de Pedro Morilla. El Real Murcia tardó apenas dos minutos en llegar con peligro, y fue en una acción por la derecha con centro a la incorporación de Hugo Álvarez, que remató a las manos de Lejarraga.

El equipo de Manolo Herrero comenzó a intentar que el partido no lo llevara el cuadro nazari a su terreno, pues le podía hacer daño. El encuentro estaba en esa fase de conocimiento del rival o reconocimiento más bien, pues ambos equipos se conocían bien. De hecho, el Murcia intentó un juego de control donde las bandas fueran protagonistas, mientras el filial granadino estuvo empeñado en entrar por dentro, donde Andrés García y Eliseo intentaron distribuir o hacer llegar balones a Jean Carlos.

El jugador brasileño fue en esos primeros minutos una auténtica pesadilla para Nahuel. Suya fue la jugada más peligrosa hasta ese momento, cuando lanzó un latigazo que salió con tan buena intención como desviado.

Aquino, en el minuto quince, llevó el "casi" a la grada local, pero el delantero disparó mordido el cuero y este llegó fácilmente a las manos del guardameta granadino.

Los minutos pasaban pero en el campo no pasaba nada. Mucho balón horizontal, los jugadores apenas se complicaban la vida y los delanteros estaban más pendientes de defender que de atacar.

Al Recreativo Granada le iba bien, y encima apenas sufría en el juego aéreo, donde Hongla y Eliseo no tenían problemas, y sobre todo jugadores como Neva o Yael estaban sacando a los suyos de cualquier problema que se generaba, apoyando en banda y ayudando al medio centro.

El Murcia intentó entonces cambiar de banda, buscó más la rapidez del gallego Heber Pen. Antonio Marín estuvo muy sobrio y aunque los de casa terminaban las jugadas, llegando a centrar, apenas se generaba peligro, ni ocasiones. Fue una primera parte muy plana, donde el Granada se conformó y el Real Murcia no pudo.

El segundo acto del partido comenzó como terminó el primero, sin profundidad en ambos equipos y esperando que apareciese alguna individualidad que decantase el encuentro. El Granada mostró un 4-4-2 claro buscando siempre la segunda jugada, buscando a un bullicioso Jean Carlos y a un Víctor Morillo que caía tanto a una banda como a la otra. El Murcia no estaba cómodo pues el Granada no le daba hueco alguno, todo era remar contra corriente y más aún cuando en el minuto 53 José Ruiz hizo una falta en la frontal del área. Andrés García, el capitán del filial granadino, la ejecutó perfectamente, poniendo el esférico en la mismísima escuadra. Era el 0-1 y un gol que iba a valer tres puntos.

El partido cambió porque los de Pedro Morilla recularon y esperaron que el Murcia se fuese arriba, pero los locales comenzaron a notar, y de qué manera, la tensión de las ultimas semanas. Apenas dieron dos pases seguidos y solamente tuvieron a la grada, que estuvo volcada con ellos, pero el Murcia no funcionaba y el Recreativo Granada apenas pasó apuros.

Los visitantes fueron capaces de contemporizar y dejar que los minutos se fuesen consumiendo. No generaba nada el equipo de Pedro Morilla, pero consiguió que su rival tampoco lo hiciese. Al final, justa victoria visitante que acerca de nuevo a los nazaríes a los mejores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios